Gracias a todos por vuestra mirada.

domingo, 24 de mayo de 2009

Palabras versus silencio


En los silencios cabe todo. Será por eso que prefiero la palabra. En todas sus formas. Redondas, cuadradas, con aristas, suaves, bellas, agrias, feas, obscenas, preciosas, con música sin música. Incluso en Morse llegado el caso. Pero palabras al fin y al cabo. Palabras para llenar los silencios y no dejar que la imaginación gane la batalla. Palabras. Palabras que nos acerquen a la verdad. O a la mentira. Palabras que puedan dar la cara y batirse en duelo y no esconderse en ese silencio cobarde donde todo vale. En ese silencio donde sólo cabe uno mismo.

martes, 19 de mayo de 2009

Mario Benedetti.


No encuentro mejores palabras que sus poemas. Chau Mario.



ADIOSES


Despedirse del mar es demasiado

decirle adiós al cielo ya es más fácil

siempre hay ciertos adioses que hacen fila

esperando el llamado de la mano

la única que sabe despedirse

como lo saben todos los pañuelos


adiós al frío al hambre a la codicia

adiós a Dios patrono de las guerras

adiós a los amores sin historia

bienvenido el amor casi perpetuo

analfabeto en cada despedida


adiós adiós adiós adiós estamos

siempre diciendo adiós a algo a alguien

nadie puede vivir sin sus adioses

y se obliga a cargar con ese fardo


adiós al sueño de los invencibles

al deseo que vibra en otros muslos

al faro que por fin está apagado

como una linterna de bolsillo


adiós a los campeones jubilados

a las llaves sagradas que se pierden

a los silencios de los vertederos

y a los escandalitos de la infancia


lo cierto es que de veras bien de veras

sólo existe un adiós defenitivo

pero esa mole quieta y sin remedio

no es adiós a la vida/es sólo un chau.


-Mario Benedetti-


SIN TIMBALES


Es tan molesta la conciencia

con sus reproches que uno a veces

le pide un poco de clemencia


uno conoce el esperpento

que crece dentro de uno mismo

como si fuera un sentimiento


de la tristeza hasta la euforia

del atributo a lo heredado

queda un reflejo en la memoria


y uno avanza malherido

independiente de su cuerpo

y dependiente de su olvido


y así nos vamos sin timbales

y sin apuro porque nunca

nos sedujeron los finales.


-Mario Benedetti. -

sábado, 16 de mayo de 2009

La manzana prohibida y el paraíso perdido.



— ¿Es todo?
— Es todo.
Ella cubrió con la sábana su cuerpo desnudo, como si acabara de morder la manzana prohibida y cayera en la cuenta que el paraíso había desaparecido. Los pájaros ya no cantaban y el aire se hizo tan denso que le costaba respirar. Mientras, él se abrochaba los botones de su camisa con una increíble destreza. Como si hubiera mordido ya muchas manzanas prohibidas.

domingo, 10 de mayo de 2009

Inverso

Te observaré desde la orilla, en la línea infinita  que une el cielo con el mar. Y te irás adentrando mar adentro y me iré alejando a tierra firme, hasta perder de vista la orilla, hasta perder de vista tu imagen, hasta perder de vista el  horizonte.

lunes, 4 de mayo de 2009

A solas

A solas los dos, pero a solas del todo, solos completamente. Solos sin casa, sin ropa, sin recuerdos, sin papeles. Solos entre cuatro paredes. Sin muebles, sin platos, sin nevera, sin foto de bodas, sin hijos, sin padres. Solos una tarde. Sin reloj, sin hora, sin sol. Solos, desnudos, sin testigos, sin futuro. Sólo tu deseo y el mío. Tu lenguaje y mi oído. Mis besos, los tuyos. Tus manos, mi cuerpo. Solos en un cuarto improvisado. Solos de nosotros mismos. Como si fuéramos otros. Tú y yo, y el deseo.

sábado, 2 de mayo de 2009

Idea Vilariño. Hasta siempre.


Con este poema conocí a Idea Vilariño através de los divagues de Santiago, y con este poema quisiera ofrecerle toda mi admiración y mi cariño a Ella, y a quienes la conocieron y la quisieron.


YA NO


Ya no será,

ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo

no coseré tu ropa, no te tendré de noche

no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui

por qué me amaron otros.


No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca

ni si era de verdad lo que dijiste que era,

ni quién fuiste, ni qué fui para ti

ni cómo hubiera sido vivir juntos,

querernos, esperarnos, estar.


Ya no soy más que yo para siempre y tú

Ya no serás para mí más que tú.

Ya no estás en un día futuro

no sabré dónde vives, con quién

ni si te acuerdas.


No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.

No volveré a tocarte. No te veré morir.
(Idea Vilariño)