Gracias a todos por vuestra mirada.

martes, 17 de marzo de 2009

Sin respuestas

...¿Por qué callé aquel día?
Y ella dirá. "¿Por qué no lloré yo?
(Gustavo Adolfo Bécquer)

Quizá tú no te preguntes por qué, porque sepas que la respuesta es no hacerse preguntas.
Yo seguiré preguntándome eternamente si todavía estarías conmigo si no me hubiera ido. Si hubiera estirado el último abrazo unos años más, si hubiera esperado que llegara tu beso, si hubiera seguido soñando que llegaría. Y me seguiré preguntando eternamente si me quisiste tanto como decías. Si se puede dejar de querer, o si se puede no dejar de hacerlo nunca.

41 comentarios:

SUSANA dijo...

Quien pregunta y se pregunta, no siempre tiene respuestas y aún cuando las tiene, no necesariamente son agradables.

A veces el amor se termina y queda, claro que sí, un sentimiento que podríamos llamar cariño.

Para algunos, es suficiente. Para otros, agonía. Algunos preguntan, otros callan. Hay quien sigue viviendo con las preguntas en su interior y quien se rebela al silencio.

Sí, se puede vivir sin respuestas, pero son mil veces preferibles a no hacerse preguntas. Son distintas tinieblas.

Excelentes y "disparadoras" letras, Querida Amiga!

Mi abrazo con todo cariño!

Beatriz dijo...

Quizás yo te iba a contestar lo mismo que Susana, pero con otras palabras, creo.
Completamente de acuerdo con ella.
Me ganaron de mano, por suerte, y de mejor forma.
Excelente lo tuyo, Amiga bloguera!

Camarandante dijo...

... y nunca se sabe si se ama para siempre, y hasta qué punto se quiere o se deja de querer.

Bellas tus palabras, eso si se sabe!

Marta Fernández Olivera dijo...

Quizas no preguntarse un por qué, sea lo mejor, yo creo que hay cosas que no tienen respusta y menos aun el amor, que tal como viene se va.
Tambien creo que no podemos dejar de querer porque esto nos hace sentir vivos, aunque tambien duela.
Un abrazo

Miguel Ángel Y. dijo...

Gracias por tu visita...Pasear por tu blog es un delicioso paseo por el sendero de la belleza...Muchos besos.

marisa dijo...

Carmen las preguntas de lo que pudo ser y no fue nunca tienen respuesta... Nos atormentan y nos consumen.
Un texto muy sugerente que esconde el terrible dolor de la duda que nunca se consuela. Un beso mi niña.

Santiago dijo...

Me parece que en cualquier plano de la vida hay muchas más preguntas que respuestas. Y en ese asunto del amor es todavía peor. Porque el amor casi no tiene códigos ni reglas. No se sabe como empezó y no se sabe por qué termina cuando termina. Uno puede tener alguna hipótesis, pero siempre es incompleta. Uno cree que sabe pero no sabe. Y a veces parece que se termina pero no terminò. O se termina y vuelve. O uno cree que está cuando ya hace tiempo que no está. O uno cree que ya se fue hace mucho y una mañana uno se despierta con el otro metido en el medio del pecho como una puñalada. Mala cosa pretender desentrañar el amor con el entendimiento. Cuando uno se hace preguntas en torno al desamor, generalmente sabe las respuestas pero tiene la esperanza de que alguna voz inesperada le reponda algo distinto.
El misterio es así, amargo y dulce.

fgiucich dijo...

Muchas gracias por visitar mi casa y dejar tus comentarios. Volveré. Abrazos.

media luna dijo...

Lo primero, gracias a todos por engrandecer mi mirada con la vuestra.

Mi querida Susana: Qué gusto encontrarte tan pronto.
Yo soy de las que se rebela contra el silencio y de las que no se conforma con el cariño. Soy de las que lo quieren todo.
Un beso grande grande.

Beatriz: Es un lujo y una alegría tu visita. Gracias por tu mirada. Coincidir es uno de los grandes milagros de la vida. Yo coincido con vosotras también.
Un abrazo.

Camarandante: En realidad uno no sabe lo que ocurrirá más allá del ahora y menos en el siempre, aunque cuando uno ama todo parece eterno, y supongo que el amor que se siente lo será, aunque en nuestro reloj deje de serlo.
...Y hasta qué punto se quiere o se deja de querer, supongo que emisor y receptor pueden tener apreciaciones diferentes.
Y bueno...que gracias por aportar tu mirada y engrandecer así la mía.
Un abrazo.

media luna dijo...

Marta: Qué bueno volver a verte!
Estoy de acuerdo contigo en que no se puede dejar de querer. Queremos todo el tiempo, a mucha gente. Sin embargo hay amores que se quedan a vivir en ti. Amores que no se irán nunca aunque otros lleguen.
Gracias por tu mirada siempre fresca.

Miguel Ángel Y: Me alegra que hayas disfrutado el paseo. Será un placer verte por aquí cada vez que quieras.
Un placer tu visita y tus palabras.
Un abrazo

Mi Marisa: Cuánta claridad en tu palabras. Cuánta luz en las tinieblas!
Gracias por mirar siempre en esta dirección.
Un beso.

media luna dijo...

Santiago: De todo lo que dices en tu respuesta, me quedo con todo. Me quedo incluso con esa voz inesperada que me responde algo distinto y que me deja un sabor más dulce que amargo. Porque vemos lo que queremos ver, y como bien dices no sabemos cómo empieza el amor ni cómo acaba, si acaba. Y me quedo con eso de creer que está cuando ya ni estaba, aunque es mucho racionalizar. Porque como bien dices el amor no se puede desentrañar. El amor se siente. Y el desamor también.
Casi sentí esa puñalada.
Un gran abrazo y gracias por ampliar mi mirada.

media luna dijo...

fgiucich: Ha sido un placer. Vuelve siempre que quieras.
Un abrazo

Antonio Castellón dijo...

Hola, Media Luna.
Creo, sinceramente, que fuera de algunos momentos nostálgicos, es mejor no enredarse demasiado en ese tipo de preguntas. Más que nada porque no llevan a ningún sitio. Toda la energía que nos queda hemos de usarla para el presente, porque si no estaremos cometiendo otra vez el mismo error del pasado. Si es que aquello fue un error...

Un abrazo, amiga de lunas.

Pd.: Es muy hermoso, a veces, recordar e imaginar qué hubiera sido si..., pero ¿qué hay del hoy?

FLACA dijo...

Mejor no preguntarse tanto y vivir.
Removedor el texto. Un beso.

La peor de todas dijo...

... en vez de eso, mirar todo lo que pudo ser posible gracias a que sí decidimos elegir.
Hay tantas formas de caminar.... me pregunto si, de todas formas, al final del camino, llegaríamos al mismo lugar?

LSz. dijo...

No se ha de dejar de preguntar, resulta imposible, sólo por no encontrar respuestas. El misterio, siempre está en la pregunta. Saludos provincianos de hombre trasnochado.

Juanma dijo...

La pregunta es un quiebro del lenguaje, un hallazgo lingüístico impagable que nos mueve a pensar para conseguir una respuesta. Nos mueve a pensa, ergo nos convierte la pregunta en seres humanos.
Tus entradas, por cierto, siempre tienen algo de pregunta y mucho de fascinantes. En fin, eso es lo que hay, por eso me gusta tanto leerte.

Besos.

media luna dijo...

Supongo Antonio, que cuando el hoy es pleno, el ayer tiene menos preguntas o mejores respuestas o ni siquiera gastas energia. Como bien dices, apenas si las formulas en un momento de nostalgia. Yo es que soy nostálgica por naturaleza, jeje.
Sea como sea, muy ciertas tus palabras. Hay preguntas que no tienen respuesta y es de necios enredarse en ellas.
Pero es maravilloso poder compartir dudas y respuestas con personas como tú.
Gracias por mirar estos mundos.
Un abrazo.

media luna dijo...

Sí Flaca. Sin duda es lo mejor. No podemos quedarnos paralizados ante las preguntas, aunque para algunos sea inevitable preguntarse. Mientras y siempre, ¡vivir!.

Maga: Creo que me has acercado a la respuesta. Creo es importante no perder de vista lo que se obtiene con la elección. Toda elección implica renuncia. Es importante recordar por qué se elige y mirarlo y cuidarlo. Y luego...siguen la dudas de la existencia acompañando el camino hasta el final. Y sólo al final, quizá lleguen todas las respuestas, y nos volvamos unos iluminados. ¡Qué ganas!
Gracias por tu respuesta.
Un beso.

Sánchez: Pues fíjate que a mi me ha pasado que el mistero muchas veces comienza en la respuesta. Pero es que yo soy así de rara.
Saludos trasnochados también.

media luna dijo...

Juanma: Me alegro que en mis preguntas encuentres cierta fascinación. Y me alegro que te guste jugar a ese quiebro lingüístico que nos hace humanos.
A mi me encanta cómo manejas el lenguaje y cómo nos envuelves con él y nos llevas más allá de las preguntas.
Un abrazo grande.

campesina dijo...

se puede dejar de querer y se puede no dejar de hacerlo nunca, y se puede preguntar, prefiero que se pueda preguntar más que responder, esperar algo, anticipar un porvenir posible...¿has escuchado esa canción de la Piaf "Á quoi ça sert l'amour?" (¿para qué sirve el amor?...él pregunta y ella responde...

besos Media Luna

Codorníu dijo...

Mucha calidad, ¿eh?
Teje usted literatura con agujas de oro. Ya te digo.

Respecto al tema, yo me quedo con lo bonito que es estar disponible para la llegada de los seres que te pueden hacer mucho bien...

Y esa actitud, implica necesariamente pensar que lo que pasó, pasó como tenía que pasar; y que eso, fuera como fuese, fue bueno.

Tener el alma disponible... hacia ahí está la respuesta a esas preguntas.

Un beso, amiga.

andal13 dijo...

La pregunta es un motor de búsqueda.
Y la respuesta puede no llegar a encontrarse nunca, o ser múltiple, o no existir.
Pero no por ello hay que dejar de buscarla.

media luna dijo...

Hola Campesina:
Me gusta eso de no poder anticipar un porvenir. Eso sí que sería tremendo. Me quedo con esa reflexión. Saber lo que vendrá casi es peor que no saber lo que hubiera sido si...Son como las dos caras de la misma moneda, como un espejo invertido.
Lamentablemente no he escuchado esa canción, y además no sé ¿francés? Pero he de decirte que me encantaría tener la oportunidad y que la buscaré por la red.
Gracias por tu mirada.
Un beso.

Pepe: He de confesarte que tus palabras me han llegado como una brisa de aire tibio que acaricia el ánimo.
Estar disponible, tener el alma disponible...Creo que lo grabaré a fuego en mi corazón. Porque sea lo que sea que sucedió y cómo sucedió y por qué sucedió...Sucedió, y eso no puede impedir que sigan sucediendo cosas. Y como la palabra "cosas" es la palabra más insulsa que conozco, pues diré, que no se "debe" impedir que sigan sucediéndose amores, por ejemplo, o en todo caso, vivir con los brazos abiertos.
Las respuestas son a veces más interesantes que las entradas. Son las que complementan este ejercicio u oficio del escribidor.
Gracias por detener tu mirada en este mundo.
Un abrazo.

Andrea: La verdad, es que como le decía a Pepe, leer vuestras respuestas engrandece la pregunta y a la vez la hace más pequeña. Como si a medida que llegan respuestas se fuera haciendo más chiquita, y mi corazón se ensanchara un poquito. Gracias por esas múltiples respuestas o ese inexistencia que al fin y al cabo nos llevará a seguir haciéndonos preguntas y engrandeciéndonos. Decía...ahora no recuerdo quién que: "Desconfiad de aquel que lo tenga todo claro". Vamos que en mi se puede superconfiar:))
Un besazo.

Rayuela dijo...

Es cierto, hay cosas que no tienen respuestas, aunque siempre tengamos preguntas.Y duele, cómo duele!
Son hermosas tus palabras
Te dejo un beso!

Lembranza dijo...

Siempre te vas hacer esas preguntas, pero todo es pasado, ya no se puede hacer nada por remedirlo, y recordarlo solo nos hace sufrir. A veces por mucho que tu lo intentes, no puedes hacer nada, se necesitan dos para que surja la magia. Besos

Luisa Arellano dijo...

El refranero que es muy sabio dice "A lo hecho, pecho" y soy de la opinión de que lo que pasó sólo puede servirnos para sacar las enseñanazas necesarias que eviten volver a caer en el error, si es que esistió, o no repetir los mismos pasos que luego nos causaron desasosiego.

A menudo perdemos demasiado tiempo dando vueltas al ayer sobre lo que hubiese ocurrido si... y mientras, se nos escapa el presente y con él el futuro y por tanto la vida.

Aún no ha inventado nadie la maquinita que nos haga retrocer en el tiempo y elegir de forma diferente a como lo hizimos, por lo tanto, obsesionarnos con esas elucubraciones sólo puede llevarnos a terminar con los pies fríos y la cabeza caliente... como suele decirse. ;)

Un abrazo con beso.

media luna dijo...

Rayuela: Gracias por cruzar tu mirada. Supongo que las preguntas no se acaban nunca. Y algunas duelen, sí, vaya que si duelen! incluso a veces la respuesta duele, y no por ello dejas de preguntarte.
Un abrazo.

Nunci querida: La magia es siempre magia. Y desde luego el pasado no se puede cambiar, pero se tiene en cuenta para el futuro. O no. A veces la vida va por libre.
Besos a ti también.

Luisa: El refranero popular está lleno de verdades.
Pensar sobre el pasado para no cometer los mismos errores es una de las labores útiles que tiene pensar sobre él, tal vez la única, y aún así, hay otro refrán que dice: "El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra":))
Y es que los humanos somos así. Seguro que si existiera esa maquinita del tiempo, volveríamos a cometer los mismos errores uno por uno.
Un beso grande, y gracias por esa mirada tuya.

TORO SALVAJE dijo...

Si no hay respuestas es inútil preguntar.
Quizás mejor amputar el pasado y buscar un horizonte nuevo.

Besos.

le8al dijo...

Dicen que quien es para ti,por muy lejos que te vayas,vuelve a ti...
Si no vuelve,es porque nunca nos perteneció,y cuando nos invade la triste certeza todo el universo se pone en marcha para atraer hacia nosotros lo que verdaderamente nos pertenece,pues en algún lugar siempre hay alguien deseando recibir justo lo que estamos ansiosos por dar y viceversa...

estherpino dijo...

Preciosa la rima de Becquer con que empiezas tu post, y lo cierto es que sirve de muy poco tratar de saber qué hubiese pasado si hubiésemos actuado de forma diferente a como lo hicimos.
Lo hecho, hecho está. No está de más tratar de ver dónde nos equivocamos(si lo hicimos) para, en lo posible, no cometer los mismos errores. ¡Pero ni éso vale realmente! porque solemos tropezar varias veces en la misma piedra.
Hay que seguir viviendo, actuando siempre lomejor que sepamos.
Un abrazo.
Un abrazo.

campesina dijo...

Hace años, recién comenzada la primavera en Madrid, Media Luna, miraba hacia acá y preguntaba y preguntaba, como se mira y se pregunta por un horizonte tan lejano como incierto. Todavía hoy, cuando busco un lugar para descansar de los miedos, cierro los ojos y paseo por el Parque del Retiro envuelta en un poncho, y siento alivio. Madrid es ese útero donde pude preguntar y abrigarme y creer. Leerte es como hablar con aquella amiga que tuve allá, es como sentarme en una plaza chilena, y charlar.

abrazo atlántico

Beatriz dijo...

Como dice Campesina,"Madrid es un útero"(...)
Al estar ahí, no pude sentir eso.
Sí lo siento siempre que voy a Colonia del Sacramento (Uruguay),mi útero. Caminando por sus callejuelas hablo con mi mejor amiga (mi otro yo), y obtengo todas las respuestas. En especial cuando camino pisando las piedras de la Calle de Los Suspiros.
Ahí siento que mi pecho se hincha de emociones pasadas, las dejo dentro mío, sigo...y sigo siendo feliz con mi HOY.La vida siempre sigue y a cada paso te va dando recompensas.El pasado se guarda o no, pero hay que mirar siempre... lo que vendrá.

media luna dijo...

Toro: Es un placer encontrar aquí tu mirada. Preguntar puede que sea tan inútil como inevitable. Además nunca se sabe dónde puedes encontrar una respuesta.
Amputar el pasado...es casi imposible! Buscar horizontes nuevos, Sí, siempre, incluso con el peso del pasado.
Gracias por tu visita.
Un saludo

Le8al: Como antes le decía a Toro, una nunca sabe dónde encontrará la respuesta a tantas preguntas. Pero hoy tu mirada ha calado en el centro mismo de mi universo.
Gracias por compartirla conmigo. Gracias por estas palabras llenas de magia.
Un beso.

Esther: Me alegra verte entre estas miradas.
Ciertamente los errores se cometen y se vuelven a cometer. Quizá no los mismos, quizá sí. Hasta que aprendemos. Pero lo importante es vivir creyendo en lo que hacemos. Vivir en armonía.
Un abrazo.

media luna dijo...

Campesina: Tus palabras me han emocionado. el Retiro es el parque más bonito de Madrid. Es el parque donde verdaderamente uno-a se puede retirar a pasear, a meditar, a mirar un horizonte. Es lo más parecido al mar en medio de esta ciudad.
La próxima vez que te vea con tu poncho, no dudes que me acercaré y te invitaré a un café.
Un abrazo transatlántico.

Beatriz: Entre tú y Campesina habéis logrado que me vaya a la camita con una sonrisa. Todos tenemos, imagino, ese útero de donde nacer o donde volver siempre, y sentirnos completas. Con pasado, con presente, y siempre, siempre...con lo que está por venir.
Me encantó pasear por un momento contigo por esa calle de los Suspiros, por esa Colonia de Sacramento.
Gracias por este paseo.
Un beso.

salvadorpliego dijo...

Ufffff... Me dejaste con un nudo en la garganta. Un placer estar en este blog. Te felicito.

media luna dijo...

Salvador: El placer es mío. He escuchado los murmullos del mar y todavía resuenan en mis oídos. Bellos, bellísimos.
Un honor cruzar miradas.
Saludos.

Juan José López JARILLO dijo...

Cuando yo encontre las respuestas..me cambiaron las preguntas.

media luna dijo...

Buena respuesta Juan José. Muy buena.
Un placer compartir contigo respuestas y preguntas.
Saludos.

Darthpitufina dijo...

El tiempo responderá, aunque no es un consuelo para impacientes...

Me encantó tu entrada, creo que alguna vez todos hemos estado en ese límite entre los condicionales y la incertidumbre. Mis felicitaciones por expresarlo con tanta precisión.

Una sonrisa.

media luna dijo...

Pitufina: Gracias por tu visita. Siempre es un placer recibir miradas nuevas. No sé si seré impaciente, pero creo que el tiempo no siempre responde todas las preguntas. A veces incluso, aumenta la duda.
Y cierto. ¿Quién no ha estado alguna vez en esa frontera?
Un abrazo.