Gracias a todos por vuestra mirada.

sábado, 12 de noviembre de 2011

No tiene

Siempre pongo título a mis poema. Nunca números ni fechas. Sólo un título. Pero éste no tiene. Creo que nació de los ojos.



A veces alguien se empeña
en mantener tus ojos abiertos.

Alguien los abre con su silencio,
y en él puedes ver
todas las palabras
que nunca se dijeron.

A veces alguien se empeña
en abrirte los párpados
y mantenerlos sujetos
con dos pinzas pinzando las pestañas,
y te obligan a mirar
lo que escapa a un parpadeo.

A veces te los operan sin anestesia
con un bisturí muy preciso
para que nunca más 
puedas refugiarte en su miopía.

Y sobrios de realidad
los ahogo en una copa de vino.

19 comentarios:

Zully dijo...

ayssss Carmiña¡¡¡ Me vi mirando por esos ojos.........
Preciosísimo poema. Buen Finde pa´ti, cariño.
Un besazo

Lembranza dijo...

A veces, aunque sabes que tienes que seguir mirando hacia adelante,el dolor es tan grande que, no hay anestesia que lo calme. Precioso, como todo lo que escribes. Gracias amiga, nos vemos. Besos

Manuel dijo...

Este poema, sin nombre ni fecha -que no los necesita- es realmente una maravilla.

Mi mas sincera enhorabuena por el momento que te dió escribirlo, pese al dolor.

Galeón dijo...

¿Que es la palabra?, nada, un aliento, una vibración sonora, un soplo, un sonido que va y viene, que el viento lleva, que sale de los labios y muere en el timbre de la voz, pero lo escrito, escrito está y escrito permanece, y ahí queda ese poema de demoledor final que explica una trama tan real como la vida misma y aplicable a todos en muchos momentos.

Como ves el aire caliente del sur me eleva y sigo volando en círculos sobre este nido de las letras tuyo.

Ya perdí la cuenta, pero otro más: muah...

doble visión dijo...

a veces el secreto es no dejar de mirar nunca... aunque para eso te pinzen los párpados y te provoquen un insomnio eterno....

Juanma dijo...

Maravillosos versos finales...maravillosos.

Nace de los ojos y a los ojos llega. En el camino hay un poema.

Besos.

La Solateras dijo...

Yo creo que somos nosotros mismos los que nos empeñamos en ver, aunque digamos que no.

Muy buen poema, Carmen.

Un beso

Laura Caro dijo...

Vaya poemazo, Carmen.
Va cogiendo fuerza y tiene un final magnífico.
Un abrazo grandote y real.

carmen jiménez dijo...

Zully: ¡Qué bonito que suena mi nombre en tus dedos!
Estoy segura que has amado.
Un beso.

Nunci: Adelante, siempre hacia delante. Como dice mi maestro para atrás ni para coger impulso. Con los ojos abiertos. Y el corazón también. El tiempo anestesia, la compañía de una amiga, un vinito a media noche, un paseo...
Nos seguimos viendo.
Un beazo.

Manuel: Gracias por esa maravilla de comentario. Pese al dolor, el dolor pasa...
Gracias por tu mirada.
Un abrazo y espero hasta el viernes. Cruzo los dedos.

Galeón: Pues me alegran esos vientos del sur. Aquí ya se van dejando notar los del norte.
"Quien no haya tenido un dolor, que tire la primera piedra"
Pese al dolor de ojos, buen comiezo de semana.
Nos vemos.
Otro beso para ti.

Marcelo: Hay secretos que es mejor no saber. Yo sé de insomnios y te digo que llega el momento en el que los ojos se cierran solos.
Un beso.

Juanma: Qué bueno tenerte de vuelta por estos mundos. Qué bonito eso del camino. Pero creo que van ganando los versos finales.
Como decía Jesús: "Quien tenga ojos, que vea"
Un abrazo.

Ana: Tomaré en consideración esta mirada tuya. Quizá el empeño de ver sea ya una costumbre y vemos hasta donde no hay nada que ver.
Un besazo poeta. Y otra vez FELICIDADES por ese premio "Blas de Otero" que aquí informo por si alguien todavía no lo sabe. Fue un placer asistir a la entrega.
Un beso grande.

Laura: Todos los abrazos son reales. Hasta los cibernéticos. Parece que ganan los versos finales por goleada y es que para llegar a ellos se pasa mucho insomnio y es difícil volver a cerrarlos. Y dormir...Dormir con los ojos cerrados.
Un beso poeta mujer.

Antonio H. Martín dijo...

Hola, Carmen.

Gracias por este poema, que entiendo de manera especial, y para el que tengo un título... Sobrios ojos....

Un abrazo.

PD.- (Tú eres "MediaLuna", ¿verdad? Perdona mi despiste.)

carmen jiménez dijo...

Antonio: Siempre he dicho que lo bueno de la poesía es poderla hacer de uno/a. Gracias por la sugerencia y por tu mirada.
Y sí, soy la misa media luna al filo de la noche. Me hizo mucha gracia tu despiste y tu recuerdo. Quedas perdonado.
Un abrazo.

Rayuela dijo...

algunas veces no somos nombre, sólo mirada


mil besos*

Rosa dijo...

Que buenas imágenes Carmen... Me gusta de veras.

Un besito

carmen jiménez dijo...

Rayuela: Muy cierto. El nombre es sólo para dar nombre a la mirada.
Besos mil*

Rosa: Ese de veras suena muy a veras. Me alegra que hayas podido ver lo que el corazón siente.
Un besazo.

Sir Bran dijo...

El vino...
en su medida ayuda a los ojos,
si se hace excesivo
los distorsiona,

pero... quién quiere realidad?

Saludos.

Susana Peiró dijo...

¿Necesita nombre el poema? Probablemente no. Ha decidido "ser" por sí mismo, apuesta a todas y cada una de sus letras.

Sabe, que de una u otra forma, los lectores encontraremos en esos ojos, nuestros propios ojos.

Porque te veo, siempre te veo Querida Amiga, con los ojos del corazón. Mi abrazo, fuerte y largo.

carmen jiménez dijo...

Sir Bran: La verdad es que de tanto en tanto, se agradece la anestesia.
Bienvenida tu mirada.

Susana: Iba a pedirte disculpas por todos los días transcurridos, pero como tú dices, los ojos siempre encuentran el camino para mirarse, aunque haya un océano de por medio.
Un abrazo.

ELINTIMO dijo...

Carmen querida, me emociono con este poema.

carmen jiménez dijo...

Íntimo: La sobriedad siempre emociona.
Bienvenido otra vez.
Saludos.