Gracias a todos por vuestra mirada.

lunes, 8 de abril de 2013

Cielos de primavera


Hoy necesito devolver al cielo
todos los soles que me ha prestado
a lo largo y ancho de mi vida.

Romper una lanza a favor de sus favores
y pedirle perdón por romper tantas lunas
escribiendo poemas  incapaces de ver el brillo
de todas y cada una de sus estrellas
mientras yo me empeñaba  en vivir a la luz de una vela .

Necesito darle las gracias con las mismas letras
con las que he maldecido  sus nubes negras
sin escuchar de sus labios  un reproche
ni  cobrarme intereses por anticiparme amaneceres.

Hoy necesito desempañar mis ojos,
es la hora.
El cielo siempre cumple sus promesas
y tras el invierno, nos regala primaveras.

Es justo y necesario mirarle entre las cejas,
tragarme el orgullo,
enterrar mis penas en el foso del olvido
y jurarle que su mirada,
en el momento más oscuro del alba,
consiguió salvarme de mi ceguera.

9 comentarios:

Susana Peiro dijo...

Es probable que el cielo esté de fiesta.
Después de tantos soles y tantos brillos, una poetisa mira y ve y agradece sus favores y le dedica un poema.
Sería justo y necesario, que después de leer estos versos, asomáramos a la ventana. Es verdad, por aquí hay otoño y nubes y hasta ojos empañados. Deberemos forzar nuestra vista ¿quién nos dice? Quizás y después de todo, también podamos salvarnos de la ceguera.

Mi abrazo, Querida e inspiradora Amiga.

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

Todo un canto a la alegría, Carmen, se ve cláramente que la tormenta trae el buen tiempo, no todo es negro o todo blanco, sin el contraste de colores no sabríamos distinguir lo claro de lo oscuro. Mi deseo es que para ti haya siempre más primaveras y que las otras estaciones no sirvan más que para diferenciarlas. Un beso.

Marisa dijo...

A veces lo grisáceo de la nube
nos oculta la serena nitidez
del cielo, cuando estas se disipan
renacen alegres primaveras.

Que siempre te sonría la vida.

Un beso

carmen jiménez dijo...

Susana amiga de tantos soles y tantas lunas: Gracias a miradas como la tuya, hoy puedo ver el cielo del color de la primavera.
Te deseo un otoño lleno de luz.
Un abrazo oceánico.

Terly: Muchas gracias por tus buenos deseos. Si nos fijamos bien en el contraste encontramos toda la gama de colores, y todos tan bellos como necesarios para poder distinguir el negro del blanco.
Un abrazo compañero.

Marisa: Tu dulzura siempre transmite la serena nitidez del cielo.
Un beso poeta.

AnDRóMeDa dijo...

El cielo es nuestro techo y muchas veces nos acostamos boca arriba sin mirarlo, sin escudriñar cada uno de sus rincones. Hermosas palabras que hacen diferencia, que nos sacuden y enseñan que la belleza es infinita, leal y desinteresada.
Un abrazo enorme y sigue creando :)

Galeón dijo...

Cuántas veces me he asomado a esta ventana para volver a cerrar sus postigos.

Vivir con las velas arriadas se hace insufrible, no puedes ser reo de tus penas.

Me alegra mucho por ti este poema, este nuevo "aire cálido de abril" ( como decía "Triana") y de que pretendas coger el timón aprovechando este resurgir primaveral.

Manuel dijo...

Hermoso repaso pre-primavera. Reflexión y buena poesía.

Un beso.

Jesús Arroyo dijo...

Cierto, es justo y necesario, como justa y necesaria es tu poesía.
Besitos.

carmen jiménez dijo...

Andrómeda: Gracias por mirar mi cielo. Te debo una visita.
Un abrazo.

Galeón: Habrá que izarlas, aunque me fío más de coger el timón que de dejarme llevar por las velas desplegadas no vaya a ser que el viento me empuje aún más rápido a donde él quiera soplar. Me alegra que este poema haya conseguido que abras los postigos y entres hasta dentro.
Un besazo

Manuel: Ojalá y la pre-primavera se convierta en una auténtica primavera.
Un abrazo

Jesús: No sé si mi poesía es justa, pero desde luego es necesaria para poder seguir adelante. Siempre adelante.
Un abrazo, compañero.