Gracias a todos por vuestra mirada.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Carretera cortada

“El paisaje siempre es hermoso visto desde la cumbre”.

Adoraba la excitación de poner mis manos al volante
Y dibujar carreteras que no existen.
Encarar mis pasos cuesta arriba
sin mirar el abismo que separa
mis pies de tierra firme.
Amaba la curvatura de tu boca
derribando una a una mis líneas de defensa,
y los besos que besaban los misterios
aún por resolverse.
Adoraba el peso de tu cuerpo sobre el mío,
el tacto de tus manos
adentrándose en mis muslos.
Adoraba el aroma que desprenden los sueños
cuando todavía duermen.

II

Para cuando abrí los ojos, ya era tarde.
El amor se interpuso en nuestros cuerpo
y todas las calles volvían a ocupar su sitio.
Mis dedos se cayeron de tus rizos,
los brazos que abrazaban soledades
sin pedirse nada a cambio,
se llenaron de repente de vacío.
Los misterios revelaron la certeza
de regreso al mundo de los vivos.
En mitad de la calzada, una señal informa:

“Carretera cortada en el kilómetro cero”

10 comentarios:

Otto dijo...

Todos los misterios por resolver solo necesitan sentirse en la piel, allí es donde se licencian las huestes de los besos y se reconocen los amantes eternos.

Mayde Molina dijo...

Me gusta muchísimo Carmen, hace un montón de tiempo escribí un poema que también llamé "kilómetro cero", lo buscaré y lo compatiré contigo.
Feliz día, princesa, besos miles

El Santi dijo...

Conmovedor.
Un kilómetro cero nunca se sabe si es un final o un comienzo.
Bajarse del auto. Retirar las vallas.
Seguir al más allá o al más acá.
No hay nada mejor que irrespetar los cortes de carretera.

AnDRóMeDa dijo...

Hermoso y emotivo, palabras que quedan dando vueltas en el pensamiento. Gracias por compartirlas.
Un abrazo

Marisa dijo...

Muy bueno Carmen.
El kilómetro cero
será un buen comienzo
para que el sol brille
de nuevo.

Un beso

carmen jiménez dijo...

Otto: Y otras veces es en la piel donde nacen los misterios. A decir verdad yo sólo creo en los instantes eternos, y aunque los besos nunca mienten, la piel puede ser muy traidora.
Un beso leal :)

Mayde: Me encantará leer tu poema ¿quién no ha estado alguna vez en el km 0?
Besos mil poeta!

Santi: En lo que sin duda coincidimos es que lo mejor es irrespetar los corte de carretera. En cuanto al comienzo o al final, a mi se me antoja un punto muerto el km 0, pero igual no me daré por vencida, y a patita o a vuelo, seguro seguiré cruzando fronteras.
Un abrazo.
Andrómeda: Gracias a ti siempre por volver. Yo es que todavía estoy yendo…
Besos mil.

Mi dulce Xanela: Tú siempre aportando tu mirada de luz.
Un beso.

Nines Díaz Molinero dijo...


Querida Carmen, este poema tuyo lleva el mismo título que el último publicado en mi blog (dedicado a Carmina Casala) y al que con tu generosidad habitual me dejaste un cariñoso comentario.
Curiosa coincidencia de un mismo título con significados distintos.
Vayan mis felicitaciones igualmente con un fuerte abrazo.

Susana Peiro dijo...

¿Será que es así? ¿Que nuestro destino es volver a ese km 0 mientras creemos avanzar? Como fuere, seguiremos andando, Poetisa, a veces con los ojos cerrados o muy abiertos, mirando las señales o ignorándolas. Que lo único quieto sea ese cartel en la mitad de la calzada.
Mi abrazo y mis Gracias, guapísima.

Miguel Alvarez Morales dijo...

Kilómetro 0 ¿Comienzo, fin? ¡Qué más da! Nada empieza sin que antes algo termine...

Bello poema Carmen, un abrazo

Galeón dijo...

Sensualmente hermoso. El futuro siempre es incierto, como lo fue el principio y el fin.

Salte de la autovía, no se avanza más recorriendo más kilómetros, lo tuyo son las carreteras secundarias.

Besos.