Gracias a todos por vuestra mirada.

miércoles, 11 de julio de 2018

Descredo


"No hay nada tan propio como el dolor"

Con el tiempo me he vuelto una descreída;
no creo en dios ni en dioses
ni en karmas ni religiones
ni en partidos ni banderas
ni siquiera en amistades
por las que hubieras dado la vida entera.
Ya solo creo en el dolor
que llevo pegado a mi costado
y en la espalda de la gente
que sólo vuelve la cabeza
cuando le duele su propia pena,
y comprende entonces
que no hay dios ni dioses
ni karma ni religiones
ni partidos ni banderas
ni un amigo siquiera
que alivie su aflicción.
Y es que cuando tu estrella se vuelve negra
el mundo entero se oscurece
y descubres que estás sola.

No hay comentarios: