Gracias a todos por vuestra mirada.

martes, 30 de julio de 2019

Podía ser peor


Todo podía ser peor, me susurra una voz cantarina
sin atreverse a más,
porque sabe a ciencia cierta
que no soporto su condescendencia con el mundo,
la aceptación de la injusticia como inevitable,
la tristeza como parte indisoluble de la alegría,
el dolor que se empeña en recordarte los años,
o viceversa  —no estoy muy segura—,
la piel que reclama a gritos la caricia,
el alma dormida en un alambre.
No soporto su voz, y lo sabe.  Y sin embargo,
le presto oídos para poder pasar el día
sin mayor apuro que pasarlo.
Efectivamente podía ser peor.
Solo tengo que acallar mi voz inconformista,
la que se duele de sí misma y de los otros,
la balanza que nunca está del lado de los buenos
ni el nunca es el momento adecuado para que suceda el milagro.
Y la vocecilla sigue cantando su canción
como para ir adormeciendo los sentidos,
casi con la compasión de una madre
que sabe que no puede consolar al hijo con un abrazo
ni con un beso, 
ni con nada,
y aún así sigue cantando.


No hay comentarios: