Gracias a todos por vuestra mirada.

martes, 13 de enero de 2009

Las palabras.


Hoy me han abandonado las palabras. Estaban ya demasiado gastadas. Se estrellaban contra las paredes. Se juntaban sin ganas en un último intento por susurrarlas de nuevo. Pero se rindieron. O se rindió el aire necesario para pronunciarlas. Hace tiempo que no me atrevo a pronunciar ninguna. Tengo miedo que se hagan daño. Tampoco las escucho. Y mira tú, que las echo de menos a todas. Tanto que he empezado a buscarlas dentro de tus ojos, en los álbumes de fotos, en el teléfono quieto, en el sonido de los cubiertos chocando con los platos. Las busco en la música que suena de fondo, en los posos del café, en las sobremesas de comida. Las busco entre tu ropa colgada en el armario, en la almohada, en la mitad vacía de la cama. Las busco en una caricia impulsiva, en una sonrisa inesperada, en una mirada furtiva. Las espero como si pudieran surgir de tus manos, de tu espalda. Las ansío desde el amanecer oscuro hasta la noche vestida de gala.

22 comentarios:

Lembranza dijo...

Amiga, las palabras volveran, seguro, no te rindas y sigue buscando. Yo que te conozco, que sé como eres, sé que volveras a ver la luz, sigue buscando, seguro que algo encuentras para poder agarrarte y subir hacia arriba. Cariño, piensa en lo que tienes ahi,contigo esa cosa tan preciosa, con dos oyuelos y una enorme sonrisa que cautiva a todo el mundo, y lo demásn vendra, solo esta dormido. Besos

Juanma dijo...

Texto hermosísimo, emocionante, rico, muy bien escrito, con imágenes sugerentes, limpias, sencillas, sinceras. Un texto, en definitiva, colmado de maravillosas palabras.

Un beso.

marisa dijo...

Carmen tú eres tus palabras, el aire que respiras, tu maravillosa presencia... Yo sé bien de cansancio, de palabras agotadas, de largos silencios, cárcel y refugio a la vez. Ellas están ahí (palabras como garras, como caricias, como cuchillos, como lluvia, como huracán o como suave brisa).Están en ti, no puedes escaparte, te envuelven y tú, aun sin quererlo nos las regalas. No sufras, no temas ellas están en ti.
Un enorme abrazo , sin palabras...

media luna dijo...

Nunci, gracias por tu ánimo. Sé que la luz está ahí. Todos los días amanece. Lo que pasa es que la noche se hace muy larga.
Besos a ti madrugadora.

Juanma: Gracias por tus apreciaciones. En algún curso aprendí lo importane que es dotar de imagen a la palabra, aunque no siempre lo consigo. Me alegro que hayas podido verlas.
Otro beso para ti.

Marisa: A tí sí que no te faltan nunca las palabras. Palabras que llegan hasta mi y me reconfortan.
Cárcel y refugio, caricias y cuchillos...Todo está dentro de ellas.
Un beso grande.

Maria Luisa dijo...

PRECIOSO TEXTO.

Con tu permiso (me adueño de tus palabras)
"Las busco en una caricia, en una mirada furtiva...
Las ansío desde el amanecer oscuro hasta la noche vestida de gala."

Gracias por tus bonitas palabras.
Sé que nunca te faltaran. ¡Las necesitamos!.

Un beso.

LSz. dijo...

No me preocuparía tanto, me angustia sin embargo no encontrar lo que las palabras deben, quieren, necesitan, buscan, ansían, llevan a, encierran al, cuestionan al, susurran al, suenan al, decir cuando dicen.

media luna dijo...

María Luisa: Gracias por seguir visitándome y regalándome tus palabras. Ésas son las que me quedo para mi. Ésas no se las regalo a nadie.
Un beso fuerte.

¡Hombre Sánchez! Qué alegría verte por estos rumbos de nuevo. Creo que has hecho diana. No son las palabras que me han abandonado las que más me duelen, sino las que busco, ansío,necesito. Ésas que parecen no llegar nunca.
Gracias por tu mirada inquisitiva.
Un saludo.

Codorníu dijo...

Querida nueva amiga,

Gracias por tu comentario en mi blog. Tu sensibilidad acerca del problema de Gaza es un aval que te abre las puertas de mi casa.

Entraré a leerte más despacio. Esta entrada me ha parecido muy buena.

Un beso.

Flordeotoño dijo...

Las palabras traducen nuestros pensamientos....quizá en ocasiones los pensamientos no tienen traducción posible, es preciso que permanezcan en el lugar del que surgen.

Un abrazo. Marga

media luna dijo...

Querido Pepe: Precisamente vengo de tu casa, de una de ellas, porque todavía no me ubico. La verdad es que yo siento como si te conociera de hace tiempo. Siempre leo tus comentarios en los blogs amigos.
Gracias por tu visita y gracias por tu opinión vertida sobre la barbarie humana que tanto nos hace pensar.
Un abrazo y bienvenido a este rincón.

media luna dijo...

Querida flordeotoño: Es un gusto recibirte de nuevo. No creas que estoy muy segura de dónde surgen las palabras. Cuantas más conozco, más capaz soy de dar forma a mi pensamiento. Su poder me guía y hace que al juntarlas ponga mucho cuidado para que signifiquen justo aquello que deseo pensar para crear sensaciones y emociones y todas juntas puedan convivir en armonía.
Un abrazo.

JUAN JES dijo...

Media Luna, no estoy de acuerdo, no te abandonaron las palabras, ahí están, escritas con espíritu de manantial.

Bel dijo...

Me han encantado estas palabras de lo que ocurre cuando no se las encuentra. Y la foto que las acompaña.
Un gran abrazo, Carmen.

Juanma dijo...

¿Cómo que no te leo?...Era Serrat (yo al menos se la he escuchado a él y estoy prácticamente seguro de que es una canción suya. No sé, a lo mejor versionaba a Aute).

Un besito. Bueno, no, un besazo en condiciones.

media luna dijo...

Bienvenido a mi rincón Juan. Gracias por tus palabras. Me pasaré por tu starbuck para rescatar un cafetito humeante y hacer que la vida parezca un poco mejor incluso en su decadencia.

Bel, gracias por tu visita. Cuando faltan las palabras es como si faltara el aire.
Gracias por las tuyas.
Otro abrazo para ti.

William Alexander López dijo...

A veces también sin palabras se logra decir mucho...

Un abrazo puede decir Te extrañé
Una caricia Te Amo

El silencio de vez en cuando es necesario, reavivá las palabras !!

Hermoso texto, sigue viendo en los detalles

Un Fuerte Abrazo

andal13 dijo...

Me encanta leer y releer tus textos, Carmen, que dicen tantas y tantas cosas... Y hablando de palabras, te regalo este brevísimo texto de Eduardo Galeano ("Las palabras andantes", 1993):

"Javier Villafañe busca en vano la palabra que se le escapó justo cuando iba a decirla. ¿Adónde se habrá ido esa palabra que tenía en la punta de la lengua?

¿Habrá algún lugar donde se juntan las palabras que no quisieron quedarse? ¿Un reino de las palabras perdidas? Las palabras que se te fueron, ¿dónde te están esperando?"

media luna dijo...

Queridísima Andrea: Gracias por este regalo tan bonito. He de confesar que me ha sobrecogido. Me ha pillado por sorpresa porque precisamente estaba pensando en escribir dónde van todas esas palabras que no se han dicho. Y ahora me acuerdo de Becquer:
¿Por qué callé aquel día?
Y ella dirá: -¿Por qué no lloré yo?
Gracias por tu vista y espero que tus vacaciones hayan sido productivas. ¿O sigues de vacaciones?
Un beso grande.

SUSANA dijo...

Yo espero de corazón, que estés atesorando este material y alguna vez lo concentres en un libro. Es muy bueno!

A veces, las palabras se retiran amistosamente. Tienen la misión de comadronas, ayudan a parir a las ideas.

Y hoy, vuelven a auxiliarte, aún cuando seguramente están ocupadas.

Mi beso con cariño y admiración por tu trabajo Amiga!

media luna dijo...

Gracias Susana. Gracias de corazón por tus ánimos y por tus palabras todas. La verdad es que siento como si fueran papeles desperdigados por un ordenador que no entiendo. Tal y como todo lo que escribía en papel y anda suelto por los rincones.
Me alegra, me emociona, que personas como tú, lean mis miradas íntimas.
Con toda mi gratitud y mi cariño.
Un beso.

Goliardo dijo...

Tus palabras siempre son hermosas, que nunca se acaben, se cansen o se callen. Es hermoso hasta cómo hablas del silencio. Gracias por darle tanta música a nuestros ojos. Un gran abrazo cercano, aunque la geografía diga lo contrario (los corazones, que no saben de coordenadas, no se equivocan).

media luna dijo...

Gracias una vez más Alejandro, por tus palabras de aliento. Gracias por alimentarlas porque a veces se quedan muy flaquitas y apenas si tienen fuerza para juntarse.
Un abrazo de corazón.