Gracias a todos por vuestra mirada.

domingo, 25 de enero de 2009

Con el tiempo suficiente...

Porque es suficiente con que uno deje de amar para convertir el amor eterno en efímero, el amor en desamor, la ilusión en desilusión, y la vida en un infierno. Pero el tiempo lo cura todo. Incluso los desengaños, o eso dicen...

No fueron suficientes todas las ganas de amarnos. Ni todas las risas, ni todos los llantos. No fueron suficientes todos los poemas que escribimos en servilletas de papel, ni los corazones dibujados en la pared. No fueron suficientes las notas arrancadas a las teclas del piano acariciando todos los sentidos. No fueron suficientes nuestros suspiros mezclados con el sudor de nuestros cuerpos desnudos. No fueron suficientes entregarnos a las lunas crecientes y menguantes, ni la luna llena envolviendo y deslumbrando nuestros placeres más ocultos. No fue suficiente decirnos “te amo” en la mañana, en la tarde, y en la noche. No fue suficiente el tiempo que robamos a nuestro quehacer diario, ni llevarte en el pensamiento a cada minuto, ni escapar de las miradas, ni escondernos, ni exponernos, ni soñar con ser posible. No fue suficiente que el amor fuera inocente como todos los amores deben serlo. No fueron suficientes las renuncias ni los proyectos, ni los rezos y las velas a todos los santos que no están para estos menesteres. No fueron suficientes las promesa hechas de lino, ni los años que jugamos a ser felices. No fueron suficientes los hijos que no tuvimos ni tendremos. No fue suficiente llamarte a gritos, ni apelar a los recuerdos, ni suplicar a tu olvido. Sencillamente me olvidaste, como yo te olvidé, con el tiempo suficiente.

21 comentarios:

marisa dijo...

¡Cuántas veces nos hemos sentido así, sabiendo que no era suficiente! Impotentes,inseguros, vulnerables...Qué hermosas imágenes has ido ensartando.
Gracias Carmen, por estar, por ser, por todo...

malva dijo...

Ojalá decirle a alguien "te amo" fuera un punto de No Retorno, verdad? Ojalá fuera garantía de pasar la vida juntos, bendiciendo los momentos de dicha, de pasión y de calma.

Y si no puede ser así, si es verdad, como dices, que el amor se vuelve efímero, queda el consuelo de decir "te amo" como quien dice "me alegro de que existas, de que el mundo te disfrute aunque no te disfrute yo".

Bel dijo...

¡Qué preciosa esta aliteración repetición que se y te clava, dardos en el corazón! Y la contundencia del final, que te lo estruja con saña.
Un gran abrazo.

Descarga dijo...

Gracias!
=)

Descarga dijo...

Tuve q volver para volver a agradecer.
Para mi es un placer habernos encontrado.
Gracias por tus palabras de encanto y aliento.
Vas a tenerme de visita en tu blog a diario.
Besos!

Lembranza dijo...

Precioso, desgarrador . Supongo que nada es suficiente hasta que no ves que lo has perdido, luego intentas reacionar, pero la mayoria de las veces es tarde. Simplemente se fue el amor

Juanma dijo...

"No fueron suficientes todas las ganas de amarnos"...impresionante. ¿Qué hacer cuando sucede eso? No cabe hacer nada. A lo mejor ni siquiera hay que intentarlo. El tiempo, bien por un lado o por otro, siempre es buen aliado.
Y el texto, una vez más, consigue lo que ya sé que te gusta: imágenes que deslumbran y llegan. Cada frase es un cuadro. Y esas "promesas hechas de lino" me parecen fascinantes.

Un fuerte beso.

media luna dijo...

Queridos amigos: El tiempo...aliado y enemigo. Hasta ahora no he podido responder a vuestras palabras, pero de antemano, gracias a todos por dedicarme un poco de ese tiempo tan precioso a compartir mis miradas más íntimas.

Marisa: Mi fiel lectora y amiga. Gracias a ti por dejarme ser como soy y aún así seguir compartiendo conmigo toda esa impotencia, toda esa inseguridad y esa vulnerabilidad que tratamos de esconder.
Un beso y hasta pronto.

Malva: Lo primero bienvenida. Es siempre un placer recibir miradas nuevas y frescas. A veces ocurre el milagro y el amor es para siempre bendecido hasta en los momentos más difíciles. Pero si en algun punto del camino uno se pierde, quisiera que mi compañero de viaje sintiera esas maravillosas palabras que dejas en tu última reflexión. Exentas de egoísmo y posesión.
Gracias por tu visita y prometo que con el tiempo suficiente me pasaré por tu otro mundo.
Un saludo

Bel: Viniendo de ti, es una alegría saber que mi texto te ha tocado el corazón.
Gracias por compartir este tiempo conmigo.
Un beso

Descarga: El placer es mío. Coincidir con alguien es siempre una sensación muy gratificante. No me des las gracias. Realmente tu blog me transmitió muchas emociones.
Y por supuesto estaré encantada de tenerte por aquí siempre que quieras.
Un beso fuerte.

Nunci: ¡Cuánta razón encierran tus palabras! Me has tocado el corazón. "Nada es suficiente hasta que lo has perdido". Es entonces cuando todo adquiere una dimensión diferente. Espero aprender. Aunque el hombre siempre tropieza dos veces en la misma piedra. A veces tres y cuatro y cinco...:))
Un besazo.

Querido Juanma: Con lo estupendamente bien que escribes, tu comentario ahuyenta mis miedos y alimentan mis ganas de seguir intentado seguir escribiendo. Me emociona que te guste y que encuentres en él imágenes con un poco de luz.
Sobre intentarlo...Dicen que no suele dar resultado, pero como el tiempo es tan paciente yo soy de las que lo intentaría estrujar hasta que se convierta de enemigo en aliado. El tiempo es generoso aunque a veces carguemos contra él con todo nuestro armamento más pesado.
Gracias por todas y cada una de tus palabras.
Un beso

Antonio Castellón dijo...

Hola, Media Luna.
Sólo puedo decir que la vida tiene esas cosas. Cuando se está enamorado se cree que eso es eterno, pero luego viene la vida con sus lecciones y nos enseña que no. Y la pizarra que usa esta maestra para explicarse es precisamente el tiempo.

Un saludo sin pizarra.

Makafu dijo...

Es la primera vez que entro en tu blog y me ha fascinado la sensibilidad de tus textos, una preciosidad éste en concreto.
Oprime el corazón a medida qu elo lees.
Una preciosidad.

Te visitaré amenudo.

media luna dijo...

Antonio: La verdad es que la vida es un borrador que no se puede pasar a limpio. Y yo era de las que tomaba apuntes muy deprisa y luego se me iba el tiempo en pasarlos a limpio. Pero la vida va más rápido que yo y el tiempo no me da tregua. Sin embargo, es el tiempo el que al final nos cura de sí mismo. Tendré que pensar en lo que he escrito un poco más detenidamente. Pero es que el tiempo siempre me enreda y me atrapa en sus garras. Soy su prisionera.
Y luego están los que no aprendemos nunca y seguimos siendo unos ilusos.
Un abrazo y gracias por compartir tu mirada.

Makafu: Bienvenida. Un placer compartir nuevas miradas. Me alegro que mis textos toquen tu sensibilidad.
Un beso y hasta cuando quieras.

Navegante Del Alma dijo...

Con cuanta fuerza relataste esto. Como con bronca hacia el olvido mismo porque se niega en definitiva a olvidar.
Besos.

media luna dijo...

Navegante del alma: Tu mirada sí que resulta interesante. Me gustó éso de la bronca. La próxima vez que me acuerde del olvido, le echaré una más grande aún.
Gracias por compartir tu tiempo.
Un saludo

Maria Luisa dijo...

Precioso texto.

Y a la vez triste, siempre el olvido supone fracasar, y también un volver a empezar.

Un besazo.

la peor de todas dijo...

A veces nos esmeramos demasiado, esperamos demasiado, buscamos demasiado. La vida dicta sus compases cotidianos. Hasta que llega el compañero que por fin, sin velas a los santos ni corazones dibujados que busquen eternidad, se queda a tu lado. Y para siempre suena burdo, porque no importa el tiempo compartido.

media luna dijo...

Querida María Luisa: Yo no sé si olvidar supone siempre un fracaso. A veces puede ser todo un logro. Todo un éxito. A veces olvidar es perdonar del todo. Y ése, sí que es un buen comienzo.
Gracias por tu visita. Te debo una.
Un abrazo.

Mi Maga amiga: Con el tiempo suficiente, uno aprende a no esperar nada. Aprende a disfrutar de lo que la vida nos va regalando y se saborea con todo el placer del momento. Sin el antes, ni el después, ni el siempre ni el nunca.
Me alegra cruzar una vez más nuestras miradas.
Un beso.

Codorníu dijo...

Querida amiga.
Esa certeza amarga a posteriori ("no fue suficiente") debería presidir los frontispicios de las facultades de psicología de medio mundo.

De eso no nos avisan.

Si para el destino, nunca es suficiente, ¿cómo habría de serlo para el otro (o la otra), que encima espera más.

Un beso.
Codorníu

media luna dijo...

Pepe: Me alegra tu visita. Si es que lo mejor es no esperar nada y disfrutar lo que acontece.
He de confesar que hoy he aprendido una palabra nueva:
frontispicio. La escribiré cien veces con el tiempo suficiente:)
Un abrazo.

Marta Fernández Olivera dijo...

No es suficiente esta maravilla que has escrito y quiero mas, aunque no tengo el suficiente tiempo para leerte.
Me encanto, es fantastico, de verdad.
un abrazo

media luna dijo...

Marta: Gracias por tu entusiasmo. Nunca sobra el buen ánimo.
Otro abrazo para ti.

añil dijo...

Saltando por la blogosfera he llegado hasta tí.
Leo esta entrada y ahí estoy yo, perfectamente retratada.

¿Es cierto eso de "mal de muchos..."?

A mi me ha reconfortado sentirme acompañada en este camino pedregoso.

Gracias, te seguiré.

Un beso