Gracias a todos por vuestra mirada.

martes, 10 de noviembre de 2009

La luna

Las olas arrastran
el reflejo de la luna
hasta la orilla mansa.

Pero ella se escapa. Se escapa…

En un instante insobornable
vuelven las olas
con su murmullo insondable
salvando su imagen.

Pero ella se escapa. Se escapa…

Y cada vez con más furia
las olas retroceden y avanzan
atrapándola en su vaivén
para que descanse.

Pero ella se escapa. Se escapa…

Desaparece y crece
se disfraza entre la nubes
se nubla, se esconde, brilla.

Y las olas incansables
la buscan cada noche
para mecerla en sus crestas
Y llevarla a la orilla.

Pero ella se escapa. Se escapa…

Y cuando al amanecer
parece rendida a su suerte
entre los saltos de espuma
se desvanece...

Y se escapa, Se escapa…


Epílogo

Juguetonas, inquietas, salvajes, dóciles, apremiantes, sin prisa, rugientes, susurrantes, espumosas. Solidarias en un mismo fin sin saberlo siquiera, arrastran la luna en sus miles de gotas para llevarla a la orilla. Y ella tranquila se deja hacer y cualquiera que no la conozca, podría pensar que se ríe del poder magnánimo de las olas.

33 comentarios:

Santi el de Los Divagues dijo...

A mí me parece que no se ríe. Me parece que como mucho se sonríe. Porque las olas son porfiadas pero ella lo es más. La molestan un poco esas olas pero ella sabe que pase lo que pase, seguirá siendo luna.Porque nació para eso, para ser luna y no es que se escape, está siendo ella misma.Para que el niño la mire mire.

Fernando dijo...

el poder es ella....las olas son las que se mecen con su luz...besos

Emilio dijo...

Sin la luna ellas no serían nada.

Me ha gustado y mucho esta historia de vaivenes, bien desarrollada y con un magnífico epílogo.
Abrazos.

Juanma dijo...

Grandes imágenes en el poema. En el epílogo las palabras dan un brillo que parece a un reflejo lunar. No sé, pero me ha recordado el poema algo a Lorca.

Me ecantó.

Besos.

Terly dijo...

¡Y cómo le gusta a las olas juguetear con la luna!... y ella tierna y melosa, se deja acariciar.
Un beso.

marisa dijo...

Carmen, qué belleza...me quedo prendada y prendida de esta luna lunera que hoy asoma en tucasa.gracias por regalárnosla.Te beso fuerte amiga-hermana.

media luna dijo...

Santiago: Pues fíjate que a mi me parece lo mismo. Como mucho sonríe, como si no fuera fácil ser luna y sabe que lo será por siempre. Pero qué bueno que además de las olas, estén los niños para soñar con ella y poderlos alumbrar cuando tienen miedo y arropar cuando tienen frío.
Gracias como siempre por esa lectura que sabes leer entre los saltos de olas.
Un abrazo.

Fernando: Lo bueno que tiene compartir la poesía, es poder descubrir que entre las olas, se me escapaba algo más que la luna.
Gracias por tus palabras y besos para ti también.

Emilio: Es un placer encontrar aquí tu mirada. Me alegra que te haya gustado.
Un abrazo poeta.

Juanma: Supongo que la luna es una fuente inagotable de inspiración. Y Lorca...Ummm Lorca supo como nadie cantar a la luna, luna, para que huyera a tiempo de los gitanos y no hicieran con su corazón collares y anillos blancos.
Un beso.

Terly: ¡Qué gusto tenerte por aquí! Gracias por compartir tu mirada.
Un abrazo.

Marisa: Viniendo de ti, me has hecho sentir por un momento, como si pudiera tocar la luna. Toda tuya.
Y no olvides que tenemos pendiente un café largo, laaaaargo.
Mil besos.

Elena dijo...

La luna siempre se escapa, no puede prescindir de su condición femenina y por eso es huidiza...juguetona y alegre.

Besitos

Rayuela dijo...

Es hermosa tu luna, distante y serena.(es una medialuna?)

Un beso*

Goliardo dijo...

¡Qué hermoso texto, Cármen! Es para releer una y otra vez, porque está enfocado desde las dos ópticas, la luna y las olas, y su eterno duelo. Desde ya, la luna gana en porfía, como señala Santi, pero las poderosas olas insiten, aunque la luna se escapa. Puede leerse como la supervivencia, la persistencia, la tenacidad. y hay que aprender de esa luna, que finalmente, siempre persiste, como si nada.
un gran abrazo, amiga querida, gracias por la luna y el mar que nos regalas.

miguel ángel dijo...

Esas olas son los pensamientos que quieren arrastrarla, atraparla...pero ella es más fuerte y camina hacia la luz...Un beso.

SUSANA dijo...

Y la luna te sedujo también a Vos, Querida Escritora. Y no podía ser de otra manera, es el destino de espíritus literarios como el tuyo.

Y ella lo sabe, por eso coquetea permanentemente, se muestra, se esconde y secretamente espera el nuevo poema...como espera la noche, para volver a brillar.

Adorables letras Amiga!

Besazo guapa!!!

andal13 dijo...

Ah, qué bello vaivén de palabras, como es bello el vaivén de las olas...

Pero las olas se rinden al poder de la más hermosa, la Reina de la Noche... corren y corren de costa a costa, persiguiéndola, sabiendo que jamás la alcanzarán.
Pero no por ello dejan de intentarlo.

FLACA dijo...

Por más que parezca cerca, su atracción y su misterio está justamente en escaparse como laola que va y viene, como agua entre los dedos.

Querida amiga, tu amistad y tu afecto merecían que me tomara el trabajo de explicarte qué es una colita de cuadril. En la columna de la derecha de Lo de la Flaca te dejé una presentación con fotos que bajé de internet, porque no tengo fotos de las colitas que preparé yo ni de la salsa. Ojalá un día podamos estar compartiendo la cena con una de ellas preparada bien sabrosa. Mientras tanto espero que puedas ir probando la salsa. Un beso.

Laura Gómez Recas dijo...

Es precioso el juego del reflejo de la luna sobre las olas. Y tú lo has trasladado al poema de una forma muy bella.

Un beso.
Laura

media luna dijo...

Elena: Pues así estuve contempládola durante un tiempo sin reloj. Un gusto encontrarte por aquí.
Un beso.

Rayuela: Pues a ratos es media luna y a rato luna llena. Y supongo que siempre luna.
Otro beso para ti.

media luna dijo...

Alejandro: Hay lecturas que enriquecen la sensación con la que se escribe. Y ahora que lo pienso, quizá el juego precioso entre la luna y las olas, sólo se empaña cuando se comprende que la cercanía entre ellas es sólo un espejismo.
Gracias como siempre por aparecer y regalarme tus palabras.
Un beso.

Miguel Ángel amigo: Supongo que hay muchas lecturas distintas de un mismo poema. La asociación que haces entre las olas y el pensamiento, probablemente permanece oculto entre la negrura de la noche, pero me gusta pensar que la luna elige y se dirige hacia la luz.
Gracias siempre por tus ánimos.
Besos mil.

Susana querida: La luna es una fuente inagotable de inspiración para mi y le debía un poema. Y ciertamente se esconde y juega conmigo hasta conseguir que de nuevo broten las letras en medio de la oscuridad.
Gracias por volver siempre.
Un beso.

Andrea: Estoy sorprendida de todas las lecturas que unos y otro hacemos de un mismo poema. Creo que mientras contemplaba la luna, no pensaba en su poder, sino en su fragilidad ante esas olas que parecían tenerlo todo.
Un placer encontrarte.
Besos.

media luna dijo...

Flaca amiga: Lo primero, decirte que esa sensación de agua entre los dedos, se parece bastante a esa mirada que sostuve ante la grandeza de esos dos elementos de la naturaleza tan necesarios ambos y tan distantes...
Y ahora agradecerte esa invitación de las colitas de cuadril (no sé si lo digo bien). Ahora mismo me voy a verlas. Ya sólo me queda saber sobre el sistema electoral de vuestro querido país, y brindar contigo con un buen vinito.
Mil besos y mil gracias.
Gracias.

media luna dijo...

Laura: De aprendiz a poeta te doy las gracias por tus palabras. Amo la poesía casi tanto como a la luna.
Bienvenida a este rincón.
Un beso.

Marta dijo...

Precioso poema, es como la vida misma que te trae y te lleva. Una que cree que debe ir con lo que marcan los canones y la otra revelde, que no se conforma con eso, que le queda pequeño, que quiere más. Un beso

Marta dijo...

Soy Nunci, un beso

Galeón dijo...

Mi hada encantada,
medialuna de abril,
digo abracadabra
y ya estás aqui.

La noche estrellada,
eterno candil,
al timón amarrada,
tormenta sin fin.

Dormidos los peces,
surges de la bruma,
te vas y aparececes,
así, como la espuma.

Desde el alto mástil
torre de marfil,
digo abracadabra
y ya estás aqui.

Improvisando... ya ves, para decirte que tienes duende, como las olas, con su eterno baibén, que adormecen, amansan, aletargan y también se encorvan, se enfurecen, arrasan, como la vida misma: Luz y sombras.

Desde mi camarote, de este viejo cascarón en el que me voy convirtiendo, para una de las dulces sirenas de mi vida.

MIL BESOS.

media luna dijo...

Nunci: Mi amiga, mi paño de lágrimas y alegrías. Gracias por entenderme, por estar ahí siempre y compartir conmigo tanto vaivén de las olas.
Un besazo. Un besiño.

Andrés: Mi querido Andrés, mi poeta, mi músico, mi cantautor favorito, mi muso... Tus improvisaciones son lo que más me gustan. Con tu permiso quisiera publicar una de esas canciones que me cantaste desde tu camarote con la compañía de tu guitarra y tu duende haciendo palmas.
Es un honor pertenecer al "harén" de tus sirenas.
Un besazo.

Arturo dijo...

La luna,yo,donaria una sonrisa a la luna,de echo,antes de dormir imagino que es la chica que mas quiero e imagino que me sonrie...
Yo no la envidio,,creo que hasta me da pena,está allí arriba,mirandonos,viendo como estamos con las personas que queremos,o como lloramos su perdida,y ella huye continuamente de su único amado,y de vez en cuando los vemos juntos al sol y la luna..asi es como lo veo yo,es una fábula,algún día tendremos en nuestro poder esa ironía o enseñanza que tiene....demomento solo nos bastará con mirar jajaja

ROCIO dijo...

Una buena pareja el mar con la luna y con sus juegos que nos inspiran tanto, espero que estés rebien Carmen, buena semana para ti.

Un abrazo.

Rocío

Jesús Arroyo dijo...

Hola:
Durante esta pasada semana y desde la orilla del Mediterráneo he escrito mucho sobre luna, noche y mar. ¡Casualidades!
Acunando, acunando.
Un beso.

media luna dijo...

Arturo: Tienes una mirada preciosa. No podía ser de otra manera con los ojos que tienes. Esperaré a que escribas esa fábula para aprender algo más de ti.
Un besazo.

Rocío: Es un gusto verte por aquí. No puedo vivir sin el mar, como no puedo vivir sin mis lunas.
Yo también te deseo una feliz semana.
Un beso.

Jesús: Es que la luna del Mediterráneo es también mi luna. Y es que en pocos mares más la he podido ver de tantos colores.
Un abrazo vecino.

Noray dijo...

Bellísimo

... y las olas no sabrán nunca
que el verdadero poder
está en la luna,
que es la luna
la que arrastra a las olas
hasta morir en la orilla.

Un abrazo

tomitú dijo...

Ay, esa mezcla de luna con mar nocturno...son de esas visiones, como los arreboles del verano, que a uno lo dejan sin aliento, y no hay oro que valga para quebrantar el disfrute de un silencio como esos. La luna que riela...a veces me acuerdo de cómo de pequeña memoricé esos versos de Espronceda y ni sabía que eso de que la luna "rielase" era lo que me dejaba embobada por las noches en el balcón. Muy hermoso amiga. Lindos versos. A ver cuándo compartimos una luna de esas temblorosas en el mar...

Enrique Gracia Trinidad dijo...

¿Quién va a saber más que tú de la luna y sus escondites, de su juego con las olas, de su eterna condición de reina del escondite y la sutil apariencia?
Un beso del hechicero dispuesto a compartir sus matraces poéticos con la mitad de la Luna.
gracias por tu comentario en
http.enriquegraciatrinidad.blogspot.com

Besos.
Enrique

media luna dijo...

Noray: Un gusto tenerte por aquí. Pues fíjate que yo siempre le concedí todo el poder a las olas, y vuestros comentarios me sirven para releer mi propio poema.
Gracias por compartir tu mirada.
Besos.

Tomitú: "La luna en el mar riela, en la lona gime el viento..." Ay sí, ¡qué tiempos! Tal vez de aquellos versos nacieron estos.
Sería precioso ver la luna reflejada en el mar desde la proa de un barco teniéndote como capitana. Es sólo cuestión de proponérnoslo.
Mil besos a los dos.

Enrique: Pues me apunto como aprendiz, ya lo sabes. Los hechizos y la luna tienen algo en común.
Un abrazo admirador.

José Manuel Beltrán dijo...

Hola Carmen,
Ya por el nombre que aparece con mi imagen no es necesario llegar hasta el final para saber quien te escribe. Sí, soy tu primo, y ha sido un placer poder leer tu comentario en mi pequeña ventana, a la que invito a todos a participar.

Por igual leer este precioso poema que te transporta a cualquier noche de ensueño, pisando la arena de playa y sintiéndote atrapado por la suave caricia de las olas.
Tu epílogo, excepcional.
Veo que compartimos algunos enlaces y, por supuesto, ya estás añadida en los mios.
Un beso muy fuerte, ciudadana Carmen.
http://ventanademarbella.blogspot.com

media luna dijo...

José Manuel: Es realmente emocionante poder encontrarnos en este otro mundo. Quizá estas olas logren que podamos encontrarnos en tu playa. No digo en la mía, porque ya sabes que a Madrid siempre le faltará el mar para ser una ciudad completa. A mi me falta. Me falta la sal, y la brisa, y la arena...
De verdad es un gusto poder compartir contigo al menos las letras. No puedo evitar pensar en tus padres y sentirlos tan entrañables y cercanos como les recuerdo.
Seguiremos en contacto.
Un beso para ti y todos los tuyos.