Gracias a todos por vuestra mirada.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Embrujo

Cada palabra tuya, me da aliento. Cada palabra que me dices me hace creer en el futuro. Sentir que la magia sigue existiendo, que es cuestión de probar distintos hechizos, que un día volveremos a descubrirnos y enamorarnos de nuevo. Cada palabra se convierte en un aguijón o en un azucarillo, depende. Todo depende. Porque es importante cocer las palabras a fuego lento sin olvidar nada, meterlas todas en una olla, con un susurro, con una pizca de canela, una avellana, que por algo algunos pueblos las colocan en un cestillo bajo la cama. Un poco de menta, un poco de muérdago, para ahuyentar los demonios. Que no falte la pimienta, ni los dátiles sagrados de los moros. Aguacate, chocolate y pipas de calabaza. Dientes de león para restablecer las fuerzas y frutas como la cereza, la fresa o la frambuesa. El puchero se debe remover a dos manos. Y cuando todos los afrodisíacos queden bien mezclados y su aroma ascienda de las brasas, pronunciar otras dos palabras mágicas, mirarse a los ojos, bailar sin descanso, beberse dos vasos de embrujo, juntarse en un cuerpo, besarse en los labios, acariciar los cabellos, humedecer el deseo, olvidarse del mundo, revolcarse en la arena, intercambiar los sueños. Tomarse otro vaso de embrujo si es necesario, hasta que los suspiros alcancen las nubes, el aire se agote en los pulmones, y la semilla se derrame justo cuando el sol anuncie el día.

18 comentarios:

Noray dijo...

¡Exquisita queimada!

Seguro que con esos ingredientes y ese deseo cabe todo el universo en el cuerpo.


Un beso

Miguel Ángel Y. dijo...

Un maravilloso poema en prosa, mi querida piscis...Sigue vertiendo ese alma delicada en maravillosos renglones de luz...Besos.

FLACA dijo...

¿Así que es con menta, muérdago, dátiles, pimienta y todo eso que se logra un filtro de amor tan poderoso?... jajajajaja.
Lástima que, a principio del año pasado, cuando hicimos el concurso de recetas eróticas no te conocíamos. Te aseguro que con este hechizo te ganabas todos los premios.

Juanma dijo...

Y entonces volver a empezar, volver a la palabra ya desnuda para acariciarla, comprenderla, besarla, tranquilizarla y darle de comer.

Ay, qué me ha encantado este texto. El amor y las palabras, el amor a las palabras, las palabras amadas. Muy bien escrito: eso lo da saber de lo que se habla.

Besos.

media luna dijo...

Noray: Ummm! ¡Qué rica la queimada! Sobre todo si la tomas a la luz de la luna y le añades un poquito de embrujo.
Besos.

Miguel A.: Tú siempre tan poético. Gracias por dedicarme este ramillete de versos. Creo que también los añadiré a mi queimada.
Besos.

Flaca: Lástima sí. Pero ya sabes, para la próxima contad conmigo. Procuraré estudiar más recetas.
Besos.

Juanma: Sin duda, sus efectos posteriores son lo mejor. Como tú mismo dices, volver a la palabra ya desnuda...
Me alegro que te gustara mi texto. Tú palabra tiene un listón muy alto.
Un beso.

José Manuel Beltrán dijo...

Bueno ya que han comentado lo de la queimada, un servidor se apunta.
No soy nadie para poner condiciones pero si me gustaría que este mismo texto, como tú ya has comentado, pudiese leerse mientras el fuego hace desaparecer el alcohol.

Pásate por mi ventana pues tienes un pequeño regalo, especial para tí.
Un besazo ciudadana.
http://ventanademarbella.blogspot.com

marisa dijo...

Vaya, brujita...No hay mayor embrujo que la palabra, verdad? Mil besos, guapa

Jesús Arroyo dijo...

Hola vecina:
¡Qué cóctel tan maravilloso!
Nos lo pones sobre la mesa para ir bebiendo.
Hablando de beber; esa copita o café o poleito con hielo... ¡cuando usted quiera!
Estaré por estos barrios.

CANELA dijo...

Cada tanto recuerdo que mi seudonimo es nombre propio de un condimento... excelente si sirve para semejante coctel!

Saludos.

Galeón dijo...

A esto se llama sincronía, sexto sentido, telepatía, como quieras, pero acababa de componer un tema llamado "Embrujado por tu Fantasía", del que no puedo menos que referirte algunas coplas que te van "al pelo":

Dame tu mano con esa dulzura,
deja que sienta el calor de tu piel,
prueba a leerme la buena ventura,
dame tus besos que saben a miel.

Con cartas marcadas barajas mi vida,
tu tienes el agua que calma sed,
en esta carrera, tú das la salida,
manejas las riendas, yo pongo la fé.

Admiro el embrujo de tu fantasía,
subido a tu escoba planeo hasta tu piel,
el puzle en el que hayo las piezas perdidas,
terciopelo y fuego, con sabor a miel.

Mi lámpara mágina, eterno candil,
ni tu eres Samhanta, ni yo soy Merlín,
pero digo Abracadabra y ya estás aqui.

etc. etc. etc.

Mil besos brujica.

media luna dijo...

José Manuel: Ya te lo he dicho en tu blog, pero te lo vuelvo a decir. Gracias por tu regalo, por contar conmigo. Y desde luego sería fantástico ver cómo el fuego hace desaparecer el alcohol, y todos allí a su alrededor, conjurando, brindando.
Un beso.

Marisa: Me gustaría encontrar la palabra exacta para conseguir un hechizo y hacer que apareciéramos las dos en ese café donde las palabras no se acaban nunca.
Un beso y un montón de ganas de verte.
Hasta pronto.

Jesús: Espero que sí, que este embrujo sirva también para reunirnos y brindar por la navidad o por lo que sea.
Un saludo.

Galeón: Yo quiero el etc etc etc...enterito. He visto tu concierto del día 27 de diciembre y sabes que nada me haría más ilusión que asistir a él y escuchar de tu voz todas esas maravillosas canciones, pero...Ya sabes, di Abracadabra y yo estaré allí.
Besazos.

Fernando dijo...

no hay mayor embrujo que nazca una caricia del silencio...besos.

Jesús Arroyo dijo...

Carmen:

Mañana, viernes 18, a las 19,30h., ACTO HOMENAJE AL POETA -MARCOS ANA-
en el C.C. Gabriel Celaya (Pz. Fernando VI) de San Fernando de Henares.

Si te pasas, allí nos vemos.

Besos.

Andrea dijo...

Tus finales son maravillosos, me encantan. Tu prosa está llena de poesía, qué bonito. Te dejo mis mejores deseos para estas fiestas, espero que el nuevo año comience estupendamente para ti. Besos!

Antonio Martín dijo...

Gracias, Media Luna, por este embrujo maravilloso.
Estoy deseando probarlo.

Un abrazo.

media luna dijo...

Fernando: Las caricias son siempre bienvenidas nazcan de donde nazcan, si se hacen con amor.
Un beso.

Jesús: Intentaré estar allí, pero si no puedo, intentaré pasearme por mi antigüa calle a ver si te veo por allí y por fin podemos tomarnos esa copita de Navidad. En cualquier caso, gracias por la invitación.
Un abrazo

Andrea: Gracias por tus buenos deseos, y por tus palabras de aliento.
Yo también te deseo una feliz Navidad y un año lleno de creatividad.
Un besazo.

Antonio: ¡Qué alegría verte por aquí, de veras!
Desde ya, Feliz Navidad.
Un abrazo grande.

Lo esencial es invisible dijo...

Estoy escribiendo mi mundo…
Me gustaria que formes parte de él.


http://casiinvisibleatusojos.blogspot.com

Maria Luisa dijo...

media luna-
¡ Que maravilloso texto...!
Lo he leído y releído muchas , pero que muchas veces.
¡ Me EMBRUJA, Me GUSTA !

Ese mirarse a los ojos, ese beberse mutuamente y el final ese dejarse ir... con fuegos artificiales al despertar el día.

Que este "quemadillo" nos inunde de felicidad, que nos haga vivir, soñar y pensar que "tengo futuro", por lo menos siempre me queda la opción de SOÑAR...

Que todo lo bueno se ¡CUMPLA!, y se cumplirá
¡SEGURO!


Te quiero "Entera Luna"