Gracias a todos por vuestra mirada.

domingo, 9 de mayo de 2010

Caricias rebeldes y prolíferas.


He regalado todas las caricias que guardaba para ti. Las atesoré entre nuestras sábanas almidonadas con bolitas de alcanfor para que no se apolillaran. He de confesar que alguna vez se rebelaron, e intentaron fugarse por la ventana, pero me aseguré que aguadaran estoicas como se aguarda a que escampe la tormenta. Como aguardan los marineros que amaine el viento. Como aguardan los labios el primer beso. Como aguarda la virgen, ser desvirgada. Pero las caricias me apremiaban y me suplicaron ser exoneradas. Nunca supe ser buen carcelero y rompí el candado una mañana. Estaban todas alborotadas. Las tímidas, las valientes, las más locuaces, las más calladas. No recordaba que hubiera tantas y de tantas formas y colores. De tantas texturas, sabores, olores y de tantos caracteres. Angulosas, redondas, azules, rosas, toscas, suaves, insípidas, sabrosas, perfumadas, naturales, sospechosas, inocentes, tiernas, compasivas, apasionadas, distraídas, atentas, sensatas, inconscientes, generosas, avariciosas, atolondradas, serenas, impacientes, cordiales, entrañables, efusivas, dóciles, rebeldes, humildes, orgullosas. También sexuales…Agradecidas de su independencia recién conquistada, se disputaron ansiosas mis rizos, mis pechos, mi cuello, mis manos, mis brazos, mi espalda, mis piernas, los tirantes de mi vestido, los pliegues de mi falda…Se alojaron a su antojo, siempre fueron intuitivas, incluso las más íntimas. Las envolví con mi abrigo, dispuesta a liberarlas definitivamente de su confinamiento. Mi piel recobró la sensibilidad perdida. Es indescriptible la escasez de caricias que descubrí anidadas en cada esquina. Mendigos, niños con mocos, madres y padres separados, abuelos en los bancos, jóvenes sin rumbo, expatriados, enfermos, desahuciados, músicos sin orquesta, escritores sin historias, poetas lunáticos, soldados sin patria ni bandera. Desiertos de asfalto. Hombres y mujeres, todos con sus caricias bajo el brazo sin saber qué hacer con ellas. "Estoy a tiempo", me dije. Siempre se está a tiempo. Las caricias tienen la facultad de reproducirse solas. Por cada una que regalas, nacen mil. Nunca se agotan.

25 comentarios:

Luisa Arellano dijo...

Gracias por regalarme una de esas caricias rebeldes y prolíferas... ummmm qué bien se siente una...

Precioso, escritoraza :)

Besos

FLACA dijo...

¡Qué imponente!...

FLACA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura Caro dijo...

Me encanta que se liberen las caricias tan variadas y de ese modo. Si todos lo hiciéramos así, el mundo funcionaría mucho mejor.
Saludos

jc dijo...

Escribes muy bien..

Un saludo.

Noray dijo...

¡Que tus caricias no se agoten jamás!


Es un placer leerte.




Un fuerte abrazo.

Arturo dijo...

Hola! hacía mucho tiempo que no me pasaba por aquí como ya te he dicho jaja,bueno,me iré pasando más a menudo porque tampoco me paso por el mío,pero por fin lo he vuelto a hacer!!...

Me gusta,me gusta mucho,me recuerda a uno que tambien has escrito tú,me encanta.
Besos.

Jesús Arroyo dijo...

Carmeeeeeeen:
¡Quiero una!
Si me tengo que quedar con algo de esta obra, será con todo el punto y seguido. Desde la tinta del bolígrafo hasta que cerraste la libreta.
Me gusta, me gusta, me gusta.
Sensual e intenso.
Cada caricia es un poema que se queda plasmado en el papel del cuerpo.
Besazos, guapa.
PD. ¿Qué tal por Hazversidades?

ROCIO dijo...

Genial colección de caricias, cierto es que se multiplican, es obra nuestra hacerlo. Yo también me adueño de varias de amiga jejeje.

Un besazo amiga preciosa.

Rocío

Marisa Peña dijo...

Carmen...yo me quedo con alguna y te dejo las mías.Un abrazo y gracias por estar aquí

Pilar dijo...

Holaaa!!
Qué gustazo tenerte por "mi casa" y qué gustazo pasearme por la tuya! Sobre todo pasearme por esa calle que me has sugerido, donde todos llevamos caricias y ojalá todos nos las regalaramos porque muchas veces nos haría taanta falta!!
En fin, que por aquí sigo, y que a mi también me encantó conocerte! seguimos en contacto OK??
Besos

Codorníu dijo...

¡Tantas caricias asomándose por la verja de hierro de los dedos!

Lento amanecer (cual olmo de Machado) sobre las bayonetas del tiempo.

Un beso, amiga.
Codorníu

CANELA dijo...

Sin dida Luna: por cada una, miles.

Gracias.

carmen jiménez dijo...

Lo primerito de todo, deciros que siento responderos tan tarde, pero ando con las fuerzas justas. Echo de menos visitaros más frecuentemente, pero lo haré seguro. Mientras recibid mis caricias.

Luisa: Quédate con todas las que desees.
Un besazo.

Flaca: A veces una palabra basta para impactar.
Espero de veras que te gustara.
Un beso grande.

Laura: Me alegra volver a tenerte por aquí. Te tengo pendiente, y deseo que ese blog tuyo siga adelante mucho mucho tiempo.
Un abrazo.

JC: Ni idea de esas iniciales, pero gracias por tu aliento.
Saludos.

Noray: Yo también lo espero, porque si se agotan mis caricias, tampoco yo recibiré ninguna, y creo que no se puede vivir sin ellas.
Besos poeta.

Arturo: ¡Qué ilusión me hace encontrarte! No dejes nunca de escribir. Por lo menos en tu blog, jeje. Te debo dos.
Besazos.

Jesús: ¿Sólo una? jeje. Gracias por tu generosidad. Me sonroja viniendo de un poeta como tú.
Hazversidades, genial, como siempre, excepto por tu ausencia. Mañana te cuento.
Un abrazo.

Rocío querida: Ya ves que todo no son penas. También hay caricias.
Un abrazo

Marisa: Recibidas. Estoy. Nos vemos, seguro un día de estos, nos vemos.
Un beso

Pilar: Claro que sí. No puede ser de otra manera cuando se comparte poesía. Y voces...
Un beso preciosa.

Pepe: ¡Cómo me gustó esa introducción tuya! Por las verjas, por las rejas, por donde sea...Pero que asomen las caricias.
Un abrazo grande.

Canela: Pues adelante. A dibujar caricias.
Un abrazo dibujante.

Conchi dijo...

Como tus letras, una caricia, suave,esponjosa,valiente,magnánima, sin angulos muertos, que habita en ese corazón, el tuyo, amiga mía, que roza el albergue, donde se aloja mi alma.
Muchas gracias Carmen,fue maravilloso poder abrazarte el jueves.
Un beso

Rayuela dijo...

atrapo una de tus caricias! y ahí va una de las mías!
delicioso!

mil besos, y que estés bien*

AnaR dijo...

Son como la mirada del tacto.

Bellísima prosa.He de agradecer a Rocio haberte descubierto.

Saludos

Galeón dijo...

Releerte una caricia para el alma, de esas que atraviesan la piel, que llegan donde sólo pueden llegar las palabras y se convierten en una perla que descubrimos con cada texto que llenas de cariño y afectividad sin privarnos de todo lujo de detalles, rico lenguaje el que te acompaña siempre. Y digo releerte, porque hay que saborearte, volver a ti, acariciar tus palabras con los ojos, por segunda, por tercera vez, para encontrar siempre algo nuevo en este lacrado pergamino electrónico del que nos haces entrega, a pulmón.

Un placer acariciarte, dichosas las manos que recorren los trazos de la tinta que se adivina en los surcos de tu piel.

sushhhhhh.

Aurora dijo...

Carmen

que buen discurso!

me quedo con la idea de que te sobren caricias sin importar si a los demas les sobran o les faltan, para no despertar culpas internas, que es nuestra manera erronea de mantener el balance en los sistemas: no puedo tener demasiado de algo si los demas tienen tan poco, verdad?
pues que importa en este caso!!! tu disfruta, y acaricia con tus manos, con tus ojos y con tus escritos.

Recibe un abrazo que, como diria mi abuela, es caricia del alma.

Jorge Torres Daudet dijo...

Que ni se te agoten ni te falten.
Un beso cari-ñoso y respetuoso.

Miguel Ángel Yusta. dijo...

Caricias de alguien que sabe cómo generarlas, atesorarlas y repartirlas. Me quedo con una. Besos.Mayusta

carmen jiménez dijo...

Conchi: Cada palabra tuya es poesía. Gracias a ti por compartirla con todos nosotros y darme la oportunidad de conocerte un poco más cerca.
Un beso.

Rauela: Tú sí que eres única para atrapar toda la hermosura.
Besos mil.

Ana: Los amigos de mis amigos son mis amigos. Gracias por llegarte hasta aquí.
Un besito.

carmen jiménez dijo...

Galeón: Tomo tu silencio como la mejor de las caricias de las que te hago entrega.
Un beso.
Sushhhh...

Aurora: Recibo tu abrazo. Esa es la idea de la caricia verdadera, la única a través de la cual, podemos lograr el equilibrio.
Vaya una de esas para ti.

Jorge: Gracias. Gracias siempre por tu compañía.
Un abrazo.

Miguel Ángel: Quédate con todas las que quieras. Nunca se agotan para los buenos amigos.
Un abrazo.

Mafalda dijo...

Me era inimaginable pensar en una gama tan extensa de caricias, pero mas aún que leyendote sintiera mas de unas de esas caricias paseatse por mi piel, yo que tan falta ando de ellas( y tanto me gustan) me las apropio gustosa, las recivo cual manjar y espero que esa reproducción de la que hablas surga y lleguen a quien necesitado de ellas ande. Te quiero

carmen jiménez dijo...

Mafalda: Ojalá mis caricias pudieran cubrirte entera. Tú que sabes acariciar a tantas personas necesitadas, tú que sabes poner siempre una sonrisa al que sufre, estoy segura que un día sentirás todo ese amor que llevas dentro, en cualquiera de las muchas formas que puede tomar una caricia.
Yo también te quiero. Mucho.