Gracias a todos por vuestra mirada.

viernes, 24 de junio de 2011

Al Olvido...

Se encomendó al olvido como quien encomienda su vida a Dios. Le confió sus noches en blanco  y sus sombras en negro. Se resignó a su viento furioso como se resignan las hojas de otoño a ser arrancadas de su tronco. Le permitió habitar su desolación tantos años habitada por el dolor del recuerdo. Le entregó su cuerpo para ser redimido de tantas caricias postergadas, de tantas nostalgias sinsentido,  de tanta añoranza por lo que fue, por lo que pudo haber sido.  Le autorizó penetrar en lo más recóndito de su alma a cambio de conceder un poco de sosiego a tanta desesperanza. Puso en sus manos su memoria insumisa para que hiciera con ella lo que le viniera en gana. Tirarla al fondo del océano, diseminar sus lágrimas, tenderla al sol de un desierto perdido, ahogarla en un pozo sin fondo, diseminarla por el aire, fundirla en el fuego. Le otorgó todos los derechos de autor a fondo perdido. Ahora se pregunta qué fue aquello que con tanto ahínco necesitó olvidar y no logra sino ver sombras prisioneras de su olvido.

24 comentarios:

Manuel dijo...

Querida Carmen: es un reflexión tremenda desde lo más profundo del sentimiento. Y con una exposición que pone los pelos de punta.

¿Qué fue aquello?. Creo que, al final, siempre nos queda lanzar una mirada hacia delante; saber qué es lo que nos espera por encima de qué nos pasó.

Un beso.

doble visión dijo...

A veces no se trata de olvidar, sino de recordar lo que se estaba evaporando en el olvido o simplemente ascender a un nivel superior o mundo paralelo, donde alguna vez uno fue feliz...

Los derechos de autor caducan a los cincuenta años.... es decir...

:) marcelo

carmen jiménez dijo...

Manuel: Sabio consejo el tuyo, aunque sé que no es un consejo, pero ciertamente la reflexión es buena. Creo que el final tiene trampa.
Un abrazo y buen verano si no nos vemos por ahí.

Marcelo: Bienvenido de nuevo. Tu doble visión suena a esperanza, como si ser feliz de nuevo fuera posible una y otra vez. Y luego está claro lo de los cincuenta que se aproximan, jeje.
Gracias por tu mirada.

El Santi dijo...

Je je, mis derechos de autor caducaron hace mucho...
El olvido es un sepulturero de cadáveres vivos.
Y es torpe el olvido.

carmen jiménez dijo...

Santi: Sí que es torpe el olvido, sí. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y tres, y cuatro...¿Será que padezco de amnesia? Gracias por tu visita.
Un abrazo.

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

Más sin embargo es algo común: cuando el dolor ya es suficiente, tendemos a olvidar.. Lo malo es que en ese ejercicio del olvido, también olvidamos lo que no queremos, y ahí nos encontramos perdidos, por eso a veces, nuestra memoria se construye con la memoria de otros, y oye, ahí también hay gran gozo....
Bonito escrito paisana.
Un beso!

Rosa dijo...

Que buen texto mi querida Carmen. Contenido y continente, sin duda alguna, me ha encantado.

Olvidar a veces es una forma de no querer ver lo que somos y/o tenemos.
Es tan importante no olvidar nunca para ser capaces de volver a empezar -cuando es necesario- desde esa inteligencia que da haber vivido.

Un abrazo corazón... encantada de haber venido y saber que sigues existiendo

Rayuela dijo...

mi querida carmen...volviste, y volviste sin olvido.

ve sombras
prisioneras
de su olvido
prisionera
de su
sinsombra

gracias por tus palabras, también te extrañé.
mil besos*

La Solateras dijo...

Un hermoso texto lleno de poesía y de profundidad.

Me encanta eso de no saber lo que queremos olvidar.

Un abrazo

Rochitas dijo...

bien vale la pena, haber vuelto a creer, aunque más no sea por haber cerrado un paréntesis y abierto uno nuevo.

Galeón dijo...

Suele decirse que el que olvida su historia la repite, embustes para venderte la moto, el mayor componente de que volvamos a cometer los mismos errores es genético.

¿Quien olvidó a quien?. El olvido nace del primer día que no se limpia el polvo de la lente, luego ya no es más que una sucesión de imágenes borrosas, imposibles de enfocar.

No me olvides.

Apúntame otro.

La Solateras dijo...

Querida Carmen,

Tienes novedades en el blog del Encuentro de Sigüenza.

Un abrazo

Mediorama editorial dijo...

No puedo darme cuenta si tus palabras son prosa poética o versos en prosa, pero llegan y tocan como latigazos.
Te lo digo en serio, Carmen, esto está a la altura de los más grandes escritores de nuestro tiempo.Es más, me lo voy a guardar en una carpeta que tengo en la PC en donde guardo cosas de Literatura que tienen significación para mí.

¡¡¡Cuánta desolación!!!... todo vale, mi querida.

Mediorama editorial dijo...

Soy la Flaca, quien hizo el comentario anterior. Estoy escribiendo desde la máquina de mi hija, por eso salió con otro nombre. Un abrazo.

carmen jiménez dijo...

Lunska: Es cierto el dolor cuando se desangra parece que arrastrara todo a su paso. Por eso hay que poner a salvo todo cuanto una desearía recordar siempre. Lo que no duela, lo que haga sonreír ante la imagen que se dibuja al recordar...Un beso paisana.

Rosa: Tu comentario me hace reflexionar sobre la inteligencia. Sin duda hay que ponerla a funcionar. Un beso compañera.

Rayuela:
Prisionera
de su
sinsombra....¡Eres única! Como dice Rosa "Seguimos existiendo"
Besos mil*

Ana: Viniendo de ti, tus palabras me llenan de orgullo.
Cierto, una ya no sabe lo que quiere olvidar, lo que debe, lo que puede...
Te escribo. Un beso.

Galeón: Ciertamente parecemos condenados a repetir nuestros errores una y otra vez. No importa si es genético o no, pero sé que uno los repetirá hasta que resuelva la ecuación. A veces lleva tiempo, a veces no vemos abrirse un paréntesis o cerrarse. No apreciamos un cociente, o lo despreciamos por despiste, por costumbres. Y volvemos al mismo problema una y otra vez intentando fijarnos en todas las variables sin olvidar ninguna y cuando consigues la suficiente concentración mental, de repente aparece la solución. Y entonces te sientes capaz de abordar otro problema y así sucesivamente...Pero hay que tomarlo con calma amigo, la vida es así, aunque haya un tiempo en el que tras una ecuación de tercer grado, se compadezca de ti y te de un respiro aunque sea sólo para escribirte estas letras.
No te olvido.
Voy luego a por el otro.

Flaca: Me has rancado dos lágrimas y te aseguro que creí que no me quedaba ninguna. Gracias por tus palabras. Gracais por esa mirada tuya más allá siempre de ellas. La desolación se alivia con personas como tú cerca.
Un beso.

FLACA dijo...

Carmen querida:
Nada es nuevo bajo la luz del sol. Y no sé qué poeta lo dice, pero sé que lo canta Serrat en no sé qué canción, pero muchos sabemos que "el olvido sólo se llevó la mitad". Por eso entendemos -con las entrañas- tus versos, amiga. Un fuertísimo abrazo.
Y, supongo que allá también, pero aquí hay un dicho que dice que "lo que no me mata, me fortifica". Siempre es así. Un beso.

carmen jiménez dijo...

Flaca: Con las entrañas, así escribo yo y así sabes tú leerme.El dicho es igual aquí, sólo que hasta ahora no sabía que era cierto. Y es que no hay nada nuevo bajo la luz del sol.

juan pascualero dijo...

Carmen: Está muy bien escrito, como siempre. Yo preferiría, sin embargo, enfocar los recuerdos de otra manera, sin que nos atosiguen, no borrarlos, porque el dolor que producen, a la larga pierde fuerza y aun aparecen detalles que en realidad no eran tan malos. Además son parte de nosotros.-

carmen jiménez dijo...

Juan: La verdad que el olvido como la música tiene sus tempos. Larghissimo, largo,lento moderato, allegro moderato, vivo, allegrissimo, presto, prestissimo...(no es que yo entienda de música, pero traté de buscar la similitud de esos recuerdos como si de una composición se tratara. Y así, como bien dices, tratar de no olvidar un sólo compás, porque todos cuentan. Gracias por tu mirada.
Un abrazo.

Laura Caro dijo...

He regresado hace sólo unos días de mi ausencia bloguera y voy visitando los blogs de los amigos. Este texto tuyo me parece excelente, tiene mucha calidad, como ya te han dicho. A veces la memoria y el olvido van por libres y no recordamos lo que queremos recordar y no olvidamos lo que es digno de ser olvidado,pero entre memorias y olvidos, y siempre con dolor, vamos haciendonos fuertes, creciendo...
Estoy aquí para lo que necesites, amiga.
Un beso grandote como tu corazón.

FLACA dijo...

Carmeeeeeennnnn: que tú no puedes olvidar actualizar...

FLACA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carmen jiménez dijo...

Laura: Tú sí que eres fuerte. Ya estás de vuelta y yo lo agradezco. Esperemos que el verano nos ofrezca una tregua para vernos.
Un beso amgia poeta.

Flaca: No me olvido por más que duela recordar...
Un abrazo transoceánico...

Beatriz Barrios dijo...

Carmen querida: estoy totalmente de acuerdo con Juan.
Además pienso que el olvido no tiene "tempos". El olvido es atemporal.
No soy tan trágica como Santi.
El vuelo poético le dio para poner más tragedia a la que (supongo), ya tiene.Repito, el olvido no tiene "tempos", ni es "torpe".
Por algo existe el vocablo:
OLVIDO.