Gracias a todos por vuestra mirada.

domingo, 1 de julio de 2012

El espejo invisible

Quisiera  ser por un rato el mimo obediente en el espejo. Poder intercambiar los perfiles y sorprenderme con un guiño anticipado. Desnudarme de la ropa sin pudor, y esperar otro gesto que imitar  sin oponer resistencia. Y quedarme  así dormida por un rato, en ese lado invisible del espejo.

8 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Mi aplauso, Carmen. Esencia en ese deseo de quedarse desnudo ante el espejo.
Un beso.

carmen jiménez dijo...

Gracias Jesús por tu lectura y tu mirada y tus aplausos.
Un abrazo

Rayuela dijo...

también yo quisiera, carmen, también quisiera atreverme.

abrazos*

Galeón dijo...

Y yo dejar de ser el recuerdo de una mueca, el reflejo de un pasado que vive en el presente, para hacerme vivo con el gesto contrario. Alguien debe deshacer lo evidente, contradecir la sincronía, dejar que fluya la luz cuando las sombras pugnan por ocupar todos los espacios. Enciendo velas para que no se advierta tu desnudo, tampoco es tan real como parece, por eso tintineas como la llama, entre las luces y las sombras, una mecha, un beso y mi cajica de mistos.

FLACA dijo...

Preciosas tus poéticas palabras. Pero no voy a cometer la osadía de agregar ni un punto ni una coma al comentario de Galeón. Lo apruebo. Besote.

carmen jiménez dijo...

Rayuela: Siempre los espejos de por medio...
Besos mil*

Galeón: Gracias por este casi poema desde el otro lado del espejo. "Dejar de ser el recuerdo de una mueca" Deja que me quede con ese verso y con tu cajita de mistos.
Un beso desde el centro.

Flaca: También yo quiero quedarme con esas palabras de luz que arroja Galeón. Gracias por esta luz también que arroja siempre tu mirada.
Un beso oceánico.

Nelken Rot dijo...

Me hablas de que te gustan las imágenes potentes, de aquellas que transmiten emociones y te llevan lejos.

Muchas gracias por el vieje.

Estupendo texto.

un abrazo

Oscar Néstor dijo...

Un espejo es como el sol: denota, refleja. Buen poema.