Gracias a todos por vuestra mirada.

lunes, 5 de noviembre de 2012

El vértice de una lágrima



Llegará el día en que mis ojos puedan volver a llorar
las lágrimas guardadas en el fondo del cajón,
junto a las tarjetas de visita, de gente
que hace años dejé de visitar.

 Se deslizarán de entre la ropa
que vestían  cuando todavía eran sonrisas,
y resbalarán por otros tiempos
donde llorar aún servía para cicatrizar
la piel arrancada de las caricias.


Se descolgarán de la percha una noche,
y no me servirá prender la  luz,
ni alzar el volumen de la música,
ni leer poesía o escribirla,
para esconderlas entre sus páginas.

 Se desbordarán de la copa de vino
que me bebo de un solo trago
para anestesiar la vida,
y llorarán para devolver a mis ojos
la mirada arrancada de su lágrima.

13 comentarios:

Zully dijo...

Han sido tantas las lágrimas derramadas durante estos últimos años, Carmiña, que creo ya estar anestesiada. Pero quisiera algún día, volver a retomar las lágrimas de alegría que alguna vez supieron surcar también mi rostro. De los surcos de las otras....... ojalá logre pasar asfalto a tiempo.
Un beso, hermosota, tkm.

doble visión dijo...

Siempre llega un día... antes o después las lágrimas buscan el mar y ruedan hacia él.

bso.

Galeón dijo...

Magnífico el detalle de lo que se oculta tras el cristalino, que no es el reflejo de lo que vemos.

Magnífica la descripción del vértigo contra el que lucha esa lágrima, que pugna por no asomarse, por no dejarse ir y estrellarse contra el suelo.

Magnífico el juego que dan tus descripciones, tus ardides de palabras que siempre dejan una puerta abierta a no se saben bien qué.

Magnifica poesía, digna de ser declamada colmando el más absoluto silencio del mejor de los escenarios.

Alguien se equivoca cuando sólo dan este título a los Rectores de las Universidades, tú también lo eres, y que importa que lo diga quien apenas aspira a que veas la luz anaranjada de esta bengala.

Galeón.

carmen jiménez dijo...

Querida Zully, mi nueva fiel lectora más allá de las letras. Las lágrimas purifican, después de quemarsen los ojos. Si hay algo que anestesie el alma, ésas son las lágrimas de la alegría. Un beso corazón.

Marcelo: Tu doble visión siempre me lleva a una redoble de versos: antes o después, yo diría desde siempre, las lágrimas ruedan hacia el mar, como la vida rueda hacia la
muerte, y antes o después se encuentran.

Galeón: Cómo ignorar esa bengala cuando cae la noche. Algun día en el silencio de un intermedio, se encontrarán tu música y mis versos.
Un beso.

La Solateras dijo...

Querida Carmen,

Hoy he preguntado por ti y me han dicho "está chunga".

Bébete una copa de vino, de un solo trago, mézclala con esas lágrimas que acabarás vertiendo y luego escribe poemas como éste.

Y después, a seguir viviendo, como siempre. Yo sé que tú puedes, así es la cosa.

Besazos para ti, con doble visión.

Manuel dijo...

Cuando el alma se desborda la poesía cobra vida... Un beso.

carmen jiménez dijo...

Ana, no me canso de buscar el momento de abrazarte, mientras abrazo tu poesía como si fuera una tabla salvavidas. Gracias por tu mirada tan honda y tan llena de ánimo.
Un besazo mi admirada poeta.

Manuel: la poesía siempre cobra vida con tus versos.
Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Se descolgarán de la percha una noche
y no me servirá prender la luz,
ni alzar el volumen de la música,
ni leer poesía para esconderlas entre sus páginas.


Carmencita, me quito el sombrero.

carmen jiménez dijo...

Jesús: ¡Con lo guapo que tienes que estar con sombrero!!Me alegra saber que te gusta.
Un abrazo grande.

Nines Díaz dijo...


Me ha gustado mucho este poema escrito desde el corazón. No vienen las lágrimas, Carmen, pero vienen los versos magníficos a reemplazarlas.

Un abrazo grande.

©Laura Caro dijo...

Pienso, como Nines, que a veces lloramos versos y a base de versos llorados llegan esas lágrimas que se hacen tanto de rogar...

Aquí tienes mi hombro y lo que necesites, para cuando el momento llegue.

Un abrazo enorme.

PD: ¿ Por qué los mejores poemas nacen en la antesala del llanto?

carmen jiménez dijo...

Nines: ¡Cómo se nota que eres poeta!Gracias por tus versos.
Un beso. Me alegró mucho volver a verte.

Laura corazón de poeta. Será que la poesía llora sus propias lágrimas.
Un abrazo y muchas ganas de verte.

astaghfirullah dijo...

Si son tan bellas tus lágrimas, seguro que seguiré disfrutando de la luz generosa que desprende tu sonrisa.

Un abrazo