Gracias a todos por vuestra mirada.

sábado, 23 de febrero de 2013

Futuro sin presente



Me preguntas qué espero del futuro
sabiendo como sabes que sólo existe
un carpe diem tuerto y cojo,
que a penas si avanza a tientas
 por una senda llena de trampas.

Llevo en mis manos el cayado
tratando de evitar alguna piedra
que me haga caer de bruces y romperme
los pocos huesos sanos que  aún me quedan.

Me preguntas -o lo afirmas-
a penas si distingo el tono  interrogante
de tu voz -siempre tan segura-,
y me encojo de hombros
como una niña que ha olvidado la lección aprendida.

Me preguntas y me quedo sin respuestas
porque la única respuesta que aprendí
es que el futuro se construye en el presente
y no me quedan ya ladrillos que poner.

Me preguntas sabiendo como sabes
que a esos días, sólo se llega
después de atravesar el tiempo
y que no está en mis manos el sol ni la luna,
ni siquiera un arco iris dispuesto
a dejarse ver en medio de la lluvia.

Me preguntas y sólo sé que mi futuro era un sueño
hecho a la medida de tu cuerpo,
y mi cuerpo una maleta repleta de tristezas
dispuesta a abandonarla en cualquier parte
y apearme del tren tan solo con lo puesto.

Me preguntas por la estación de destino
sabiendo como sabes
que está prendida en mis ojos
aunque la providencia sea siempre
quien dicta la última palabra.

6 comentarios:

©Laura Caro dijo...

Uff...

Cuánto dolor desprenden estos versos...

Pero la vida sigue y, cuando menos lo esperamos, nos sorprende con una lluvia refrescante o un sol que abraza nuestro corazón.

Siempre hay esperanza, aunque se esconda con demasiada frecuencia.

Te quiero.

Un besote, preciosa.

carmen jiménez dijo...

Mi Laura querida: Tú siempre a flor de piel. Es cierto, la vida no se detiene ni un instante. Ni siquiera para tomar aliento, pero de veras que espero poder sentir la lluvia en mi piel y esa caricia tibia del sol tan cálida y generosa.
Un beso grande que tengo ganas ya de poder darte cara a cara.
Ojalá y coincidamos pronto.

Manuel dijo...

Ha sido un placer volver a verte hoy, Carmen. Por suerte tu sonrisa no refleja nada de este dolor que nos traes en el poema.

Un beso.

carmen jiménez dijo...

Manuel: Siempre es una alegría volver a veros. Sobre todo cuando el tiempo se alarga entre ocasión y ocasión. ¿Qué haría yo sin mi sonrisa? :)
Un abrazo.

María dijo...

Me siento identificada con este poema, Carmen, me gusta mucho lo que he leido de ti, te felicito por tu manera de transmitir.

Un beso.

carmen jiménez dijo...

María: Un placer encontrar nuevas miradas. Gracias por llegarte hasta aquí, y gracias también a Rafael por acercarnos.
Un abrazo.