Gracias a todos por vuestra mirada.

viernes, 31 de octubre de 2008

Mi amigo invisible

Hacía tiempo que no escribía desde mi otro yo.

Nunca me dejaron invitarte a merendar, ni a jugar en mi jardín, ni ir a montar en bicicleta contigo. Me apartaron de ti desde el principio. No hubo tardes de cine, ni paseos, ni bailes, ni fiesta de pedida. Decían que no eras buen amigo porque no te dejabas ver mas que por mi. Que no podrías ayudarme si me cayera, que echaría de menos tu mano cuando no pudiera levantarme. Se negaban a creer que yo te viera y tú me vieras a mi. Se negaron a creer que me hablabas y me acariciabas cuando conseguíamos escapar a su mirada. Te negaban a ti sin saber que así me negaban a mi también. Sólo les importaba mi felicidad, eso decían. Y me llevaron lejos, a un lugar que no se parece a nada. Es todo blanco, y frío, y sólo hay una ventana. Pero desde allí, en la distancia, todavía veo tu mano saludando, y por un momento sonrío. Dicen que mejoro. Pronto podremos vernos.

17 comentarios:

marisa dijo...

¡Qué preciosa historia! Cuánta ternura y tristeza en ese final de camas blancas, largos pasillos e incomprensión. Recuerdo un poema de Rosalía de Castro que decía "ahí va la loca, soñando.."
¿Qué nos dejen soñar! ¡Qué nos dejen crear nuestras realidades!
Me ha gustado mucho. Un beso muy fuerte querida amiga de sueños...

William Alexander López dijo...

Solo hay algo que no se puede negar, el recuerdo, la ilusión y el amor que nos hace sonreir y levantarnos de la cama.

Encantador !
Abrazos

Le Santi dijo...

Rápido. A mejorarte e irte con él donde nadie te encuentre.

FLACA dijo...

¡Ay, me dio como un chucho!...

JCldanse dijo...

.. Y por un momento y como al final de tu "relato", sonreí..

gracias..

que tengas un buen día..

media luna dijo...

Ay Marisa! ¡Cuántas veces me he sentido como ese personaje de Rosalía! Imaginaciones mías, sin duda. Me alegro que te haya gustado. Era por desempolvar un poco la imaginación:))

media luna dijo...

Sin duda William, ésos son los recuerdos, las ilusiones, y los amores, que merecen la pena.
Gracias por tus palabras.

media luna dijo...

Santi, me salió una enorme sonrisa al leer tus palabras. Me lo pensaré:))
Un saludo

media luna dijo...

Imagino Flaca, que darte un chucho debe ser parecido a lo que se entiende por aquí. Creo que a uno de mis hijos también le dió uno al leerlo. Pero es lo que tiene la mente. Uno va de chucho en chucho.
Saludos.

media luna dijo...

Me alegro jcl o danse, que es más fácil recordar, haber conseguido que sonrieras aunque fuera al final.
Un saludo y un placer encontrarte por aquí.

Marta Fernández Olivera dijo...

Hay amigos que vale la pena conservar, creo que nosotros mismos albergamos a nuestro mejor amigo, y buscamos fuera personas que se parezcan a él, no se....me estoy haciendo un lio!
Tu historia es triste...pero lo mas importante es que al final sonries...y que podras volver a verle :)

Anónimo dijo...

Cierto, podra volver a verle, pero para eso ha de curarse, ha de creer

media luna dijo...

Hola Marta. Pues creo que tu lío está muy claro y es bastante razonable. Lo difícil es encontrar ese amigo:))
Y lo de la sonrisa, sólo decir que quien sonríe es esa chica a la que lo mejor que podría pasarle desde mi punto de vista, sería no volver a verle nunca más. Entonces sí estaría curada, y preparada para el mundo real. Porque yo aludo a es mundo de sombras donde todo se confunde. Éso sí que es un lío.

Y al Ánonimo, sólo decir que la fe mueve montañas, desde luego.

Gracias por vuestra visita y por compartir esta historia con vuestras palabras.

Maria Luisa dijo...

Mí tesoro. Que tiste que ellos no puedan ver a tu amigo invisible. No saben lo que se pierden. Yo siempre lo llevo conmigo,le hablo y él me contesta,me quiere.

A cuidarse.

Un besazoooooo

media luna dijo...

Le daré a esa niña tus abrazos.
Gracias por pasarte por aquí. Es un placer recibir tu visita.

LSz. dijo...

Yo tuve de amigos invisibles todo un equipo entero de fútbol. Saludos.

media luna dijo...

Siempre me haces sonreír L.
Gracias por tu visita a ti también.