Gracias a todos por vuestra mirada.

jueves, 2 de octubre de 2008

Un delirio


La verdad no existe. Es mutable, caprichosa, dolorosa, exigente, autoritaria, heredada, egoísta, vengadora, orgullosa. La verdad tiene muchas caras y se llama honesta. La verdad de hoy es diferente a la de ayer y a la de mañana. ¿Qué clase de verdad es entonces? Es la verdad de lo que sientes en cada momento. Es la verdad de un instante. La verdad es como la mentira. Son primas hermanas aunque se odien.

15 comentarios:

Le Santi dijo...

Es chueca la verdad cuando se sienta
en un muro de barrio y no le llegan
los pies a las baldosas.

marisa dijo...

Me has hecho recordar un aforismo de Machado:"¿Tu verdad? No, la verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela".
Me gusta venir a leer tus palabras y buscar nuestras verdades.

FLACA dijo...

La verdad existe, sí. Sólo que uno a veces la presenta de modo que duela menos.

Anónimo dijo...

Cierto, la verdad depende del color con que la mires y del momento en que estes pasando

media luna dijo...

¡Qué imagen Santi! habla por sí misma.

La verdad. Ay! Marisa, uno no para nunca de buscarla.

Flaca, siempre he pensado que la verdad existe. Lo increíble es que la verdad pueda doler. Espero que algú día todos estemos preparados para verla desnuda, y nos inunde de satisfacción su poder.

Y al anónimo, le digo que de momento la verdad más cercana es la que puedo ver desde luego.

Gracias a todos por compartir conmigo esta necesidad de encontrar la verdad en cada instante de la vida.
Saludos agradecidos.

Betty B. dijo...

A mí también me ha recordado los versos de Machado que cita Marisa, pero yo siempre he interpretado en ellos que la verdad existe, y no es la del instante, ni la subjetiva verdad individual. No es como la mentira, no puede ser. Aunque es tan incómoda de encontrar que quizá sea un consuelo pensar que cada uno puede tener la suya. No lo sé.
Un texto interesante, Medialuna, que nos hace pensar.
Saludos.

Le Santi dijo...

Hola Medialuna:
Volví a entrar porque me quedé pensando en tu entrada. Y en ese asunto de la verdad. Es que hoy eso está en muy boga. Es muy posmoderno eso de sentir que la verdad no existe o que no hay forma de encontrarla. De ahí a decir que cualquier verdad es tan valiosa como otra cualquiera hay un paso. Y eso nos permite entrar en un relativismo absoluto, moral, político, ético y estético que es un poco un callejón sin salida. Todo puede ser verdad y nada puede serlo. Todo puede ser bueno y todo puede ser malo. Y nos queda poco para elegir. O un relativismo total que le es funcional a los privilegiados de siempre o un fundamentalismo irracional, de verdades indudables que también le es funcional. Qué época jodida esta...Digo yo, no sé si es verdad lo que dije...

media luna dijo...

Olga, porque creo que Betty es Olga ¿sí? Es un placer recibir tu visita y tu comentario. Supongo que la verdad es demasiado grande para caber aquí. Quizá la verdad no sea tan díficil de encontrar como de aceptar. El corazón manda señales inequívocas a las que no siempre prestamos la debida atención. Quizá para protegernos, sin saber que la verdad se abre camino por sí misma.
Un abrazo de los de verdad.

media luna dijo...

Gracias Santi por compartir mi delirio. Yo también me quedé pensando después de leer los comentarios.
Estoy de acuerdo contigo en ese relativismo peligroso. Sin embargo habría que poner en cuarentena muchas verdades consolidadas. Verdades aprendidas. Verdades con bandera, verdades religiosas...Verdades que causan dolor. Y yo es que creo que la verdad es como un bálsamo que aunque al principio escueza, al final uno debe sentir sus beneficios. En fin...seguiré delirando.
Un saludo.

AlsurdeGranada dijo...

...La verdad, creo que es mutable, cambia, existen "las verdades" con "las mentiras", mi verdad es tan diferente a la tuya comola tuya a la mía,. así es,...pero existe esa aproximación a la verdad, ese lugar de entendimiento.

Un abrazo
JR

media luna dijo...

Hola José Ramón. Lo primero me alegra tu visita. No hace mucho visité tu blog y tenía pendiente hablar sobre ítaca, y sobre otros decálogos que me sobrecogieron.
Respecto a la verdad, yo también creo que es mutable, que se agranda con el conocimiento. Pero la verdad con la mentira...Yo creo que cada una tiene su sitio, y es difícil compartirlo. Sería como andar en una cuerda floja. Lo que me gusta es ese lugar de entendimiento.
Gracias por tus palabras.
Te tengo pendiente.
Un saludo.

AlsurdeGranada dijo...

Siguiendo con la verdad y asimilándola a la razón, podíamos decir de estas dos cualidades que están perfectamente repartidas dentro el género humano, ya que toda persona piensa que tiene la suficiente razón y por tanto la verdad necesaria…… o no? Es un sofisma, esto no es cierto, pero sin duda muchos así creen.

Seguiré visitándote, leyéndote con interés, hay muchos puntos de conexión, ideas, sensaciones , pensamientos,…que me llegan.

He leído atentamente los comentarios que dejaste en mi blog.

Saludos
JR

media luna dijo...

Ya lo decía Descartes J.R. "No hay nada más equitativamente repartido en el mundo que la razón; todos creen tener suficiente."
Y no importa tanto la razón como la verdad.
Tienes mucha razón en lo que dices:))
Me alegra saber que este rincón sirve para compartir pensamientos, sensaciones, ideas...
Gracias por tu visita.

Arcadia dijo...

Tienes toda la razón. La verdad no existe. La verdad es verdad hasta el punto en qué nosotros creamos que lo es. Alguien famoso explicaba una vez (y lo aprendí en el instituto) que cuando ves una montaña, esa montaña es toda la verdad que tu puedes contar. Pero siempre habrá alguien que la verá por el otro lado, y para esa persona su lado de la montaña también será verdad.

Muchas gracias por todos los comentarios que me andas dejando por el blog. Vas a conseguir que termine llorando... ;)

media luna dijo...

Tú ya lo has conseguido de mi. Se me hace extraño volver atrás. Releer emociones. En realidad la verdad empezó a cambiar el día que escribí sobre ella. Hasta ese momento, creía en las verdades absolutas. Y aún hoy, creo que algunos las llaman universales, y a mi me empieza a costar creerlas tal y como siempre las creí.
Un placer tenerte por aquí.