Gracias a todos por vuestra mirada.

miércoles, 25 de febrero de 2009

En el umbral

Empaqueté lo esencial. Unos cambios de ropa y una bolsa de aseo. Lo demás, lo imprescindible, no cupo dentro. Tuve que cargarlo directamente entre mi espalda y mi pecho. Otro fardo más de lo inevitable, lo cargué sobre mis hombros. Quizá por ello en el espejo de la entrada, ahora el de salida, noté como si mi aspecto fuera el de una anciana prematura. Levanté del suelo el equipaje. Lo noté ligero, y sin embargo, mi cuerpo se venció por completo al cruzar el umbral.

40 comentarios:

andal13 dijo...

La carga que llevamos dentro es la más pesada, sin dudas.

Pero es la verdaderamente imprescindible.

marisa dijo...

Cuánto pesa, ¿Verda querida carmen? El equipaje de la vida, sus penas, sus desamparos, sus desafectos...En él también vanlas alegrías, los momentos gloriosos pero a veces hasta esos pesan y uno no sbe que hcer con ellos. La capacidad de aceptar que no podemos y de reconocer nuestra debilidad nos hace más humanos y más fuertes. Y como bien dice andal, es imprescindible...

Juanma dijo...

Querida Carmen, ese "otro fardo más de lo inevitable" es una bendición de frase. Fíjate que texto tan corto y cómo has sido capaz de atrapar algo que se nos escapa de las manos tantas veces: el paso del tiempo, el equipaje de la vida (como dice Marisa), la rendición cuando ya no se puede más, cuando es imposible dar más. Maravilloso texto y, como siempre, que yo sé que eso te preocupa, muy bien apoyado en imagenes literarias que nos dan con exactitud lo que nos quieres comunicar.

(¿me permites una sugerencia?: en la tercera frase, tras "imprescindible", yo pondría una coma).

Un beso enorme, mi querida Marisa.

Maria Luisa dijo...

"Empaquete lo esencial..."

Me parecen unas palabras acertadas.
Quizá deberíamos caminar ligeros de equipaje, pasar el umbral con el cuerpo erguido.
Decir: ¡ Ahí voy yo!
Llevar solo lo "esencial", seguir, vivir...
¿ Como se hace?. ¡ No lo se...!

Muchos besos.

SUSANA dijo...

Querida Amiga:

A estas alturas, es evidente que tus lectores sabemos muy bien de esas cargas, que tan bien has identificado.

Quizás, como bien dice Marisa, la "capacidad de aceptar que no podemos y de reconocer nuestra debilidad nos hace más humanos y más fuertes" Coincido completamente.

Me gustan estos climas que creás en tu blog a partir de las miradas íntimas. Hay mucha humanidad, se siente en casa.

Mi cariñoso abrazo y felicitaciones por otro exquisito trabajo!

LSz. dijo...

"Viajé diez años, viví muy poco, estoy agotado"...

Codorníu dijo...

Gracias por tus palabras en mi blog. Si quieres saber de Saleta entra en el otro de al lado: "Taberna Lentiscal"

Un beso.

FLACA dijo...

Es increíble cómo con tan pocas palabras se puede sugerir y/o decir tanto. Me gusta mucho tu estilo.Son excelentes tus textos cortos. Un abrazo.

Marcelo Munch dijo...

Divagando, tan solo estoy divagando: Utilizaste la palabra "empaqueté", leí primeramente a la rápida y del todo concentrado, como en general me gusta leer, leí "empaqué", sin embargo dijiste empaqueté, como si hubiera una importancia más profunda en aquello que conservas, o deseas conservar.
Me parece que se requiere de una generosidad poderosa para cargar sobre los hombros el peso de lo no queremos que se vaya al abandono. A menos que lo veamos como tesoros nuestros, cosa que requiere mayor generosidad.
Bueno, sólo estoy divagando.

Saludos completos, se agradece nuevamente tu visita y tus dulces palabras, son generosas también pero ahora prefiero la palabra dulce, es más cercana.

Codorníu dijo...

Bueno, al fin he podido venir aquí con más tiempo. Antes, me pillaste saliendo por la puerta.

Y hablando de salir, me ha gustado mucho eso de "el espejo de la entrada, ahora el de salida". Me parece una imagen tremenda que lo dice todo. Me recuerda al don Quijote de León Felipe.

Como dice La Flaca: a mí también me gusta mucho tu estilo. Tienes lo que hay que tener.

Un beso, amiga.

media luna dijo...

Andrea: Tu presencia se me hace ya imprescindible. Gracias por compartir con tus palabras esta carga que imagino todos llevamos dentro en una u otra medida.
Un abrazo.

Marisa: Son precisamente los momentos de gloria los que más pesan al cruzar el umbral. Son los recuerdos más bonitos los que se hacen imprescindibles de llevar siempre entre la espalda y el pecho, o en el corazón directamente. Los otros, los malos, te aseguro que trato de no cargar con ellos. Quizá el trayecto necesario. No más. Ésos se quedan por el camino olvidados.
Gracias por añadir tu mirada.
Un beso.

Juanma: Lo primero gracias por tu sugerencia o por tu corrección. Ya está hecha. Gracias también por animarme con la visión literaria que haces. Desde luego cuando ya no se puede dar más, es porque no queda nada dentro. A veces hay que vaciarse para volver a llenarse. Irse para poder volver...
Un beso amigo.

Lembranza dijo...

Los hombres nos empeñamos en cargar con un monton de cosas que no necesitamos para nada. Lo más importante es que te llevas lo esencial, lo demás hay que posarlo en el suelo y descansar, llega un momento que no puedes con el peso, por mucho que te empeñes en querer llevarlo todo

media luna dijo...

Querida María Luisa: Yo creo que sí sabes cómo se hace éso de seguir adelante y decir ¡ahí voy yo! Ahí estás. Has cruzado umbrales que yo ni imagino y sigues erguida. Te lo dije una vez y te lo digo otra: Eres un ejemplo a seguir. Éso sí, es un viaje que hay que hacer ligero de equipaje.
Gracias por tu visita.

Susana querida: Muchas veces quisiera recibiros con las mieles de la vida. Sin embargo, mi orgullo se pone a prueba cuando mi debilidad grita por encima, y no queda más remedio que aceptarlo, y pensar como dices que un día me hará más fuerte.
Gracias por compartir conmigo y con los demás tantas debilidades como tiene el ser humano y no mirar para otro lado.
Un abrazo grande.

Sánchez: Vivir poco viajando diez años, debe cansar mucho. No hay nada peor que ver pasar la vida. Es agotador sin duda. La vida hay que agarrarla.
Un abrazo.

media luna dijo...

Codorniú: Lo primero gracias por las indicaciones para saber de Saleta. Me pasaré por la Taberna.
Y después, gracias por ver aunque sea desde muy lejos, a ese caballero derrotado por esa manchega llanura al que yo también le grito:
"Hazme un sitio en tu montura
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar."
Un placer cruzar las miradas.
Un abrazo

Flaca: Siempre albergo el temor de exponer la imagen reflejada en el espejo. La imagen que vulnera el corazón. Sin embargo, el corazón se expande tras estos textos cortos gracias a vuestra lectura.
Un gran abrazo.

Marcelo: Me gustan tus divagaciones. Jamás hubiera reflexionado sobre la generosidad de cargar con mis tesoros. Más bien lo habría visto, si me hubiera detenido a pensarlo, como un acto de egoísmo. Precisamente porque no puedo prescindir de ello. Como le digo a Marisa, la mayor carga son los buenos recuerdos. Los otros, los malos, los dejo siempre por el camino abandonados, olvidados. Aún así me sentaré a reflexionar sobre tu divagación y quién sabe si aún estoy a tiempo de volverme una tacaña.
Gracias por añadir tu mirada.
Un abrazo.

media luna dijo...

Lembranza preciosa: Lo esencial, lo imprescindible y lo inevitable van de la mano. Como digo en alguna respuesta, no puedo prescindir de ningun buen recuerdo. Y son precisamente ésos los que más pesan cuando te alejas de ellos. Pero en el camino se aprende. El umbral es sólo el punto de inicio o ¿será el reverso del espejo?:)
Sea como sea, tú vienes conmigo.
Un beso amiga

Antonio Castellón dijo...

Te confieso, Media Luna, que sería incapaz de hacer lo que tú has hecho: en un solo párrafo de diez líneas me has mostrado no sólo una escena, sino una película entera, con su antes y su después. Tal es la fuerza que imprimes a las imágenes, a las palabras. Es asombroso.
Esto tuyo sí que es una buena lección.

Un abrazo, amiga, y gracias.

Antonio Castellón dijo...

Perdona, no son diez, aunque así se ve en la página de comentarios, ¡son sólo ocho!

Increíble tu poder, Media Luna.
Deberías llamarte ¡Luna Llena!, jajaja.

Un beso.

media luna dijo...

Antonio: Gracias por tu presencia, por tu lectura, por ver ese antes y ese después con tu mirada tan personal. Y gracias por tus piropos. Yo te confieso que una vez fui luna llena.
Abrazos

campesina dijo...

quizá por ello temió Borges a los espejos..¿sabes qué recordé cuando te leí?, que una india de la sierra peruana me dijo una vez que me pusiera una manta "ahí..de su pecho su atrás". Así traducía desde su lengua la palabra "espalda". Y pensé cómo un concepto se definía en relación con otro, no aisladamente..

no sé porqué te digo todo eso

en todo caso, me quedé pensando en lo esencial, en lo imprescindible, en qué es, finalmente, lo que queda entre la espalda y el pecho...

media luna dijo...

Campesina: Gracias por decirme todo eso. Gracias por compartir tu recuerdo y mostrarme cómo los conceptos se definen en relación con otros...
Gracias por mirar en el espejo. No creas, yo también les tuve siempre cierto respeto, por no decir miedo.
Un beso.

campesina dijo...

lunaentera, respondí a tus palabras en mi blog, y después pensé que debí hacerlo aquí...como sea, es un honor recibir tus comentarios y seguir leyendo tus miradas íntimas...

un abrazo que no pese en el equipaje

Figchen dijo...

Lo expresaste en forma insuperable. Todos nos sentimos así de cuando en cuando.
Te agradezco que seas siempre tan humana y maravillosa conmigo. Un abrazo.

media luna dijo...

Campesina: Gracias por tus respuestas. Por las dos. Los abrazos siempre aligeran la carga. Gracias también por ellos.

Figchen: Gracias por tus palabras de aliento. Nada que agradecer. Compartir miradas engrandece el corazón.
Otro abrazo para ti.

Codorníu dijo...

Evidente, Media Luna. Pasa al otro lado. Aunque no en lo ideológico (que grima me da sólo pensarlo), sino en lo filosófico. O, como mucho en lo spicológico.

Un beso.
Codorníu

JUAN JES dijo...

MEDIA LUNA, si, pesa, el talento tiene las alas de oro.

Hay un antiguo poema indio que dice: después de esta vida, hay otra, en la que también hay deberes que cumplir...

media luna dijo...

Codorniú: Te dejo mi respuesta en tu blog, porque supongo que hablamos ahora de tu espejo. Allí te veo. Siempre es un placer cruzar de un lado a otro contigo.
Saludos.

Juan Jes: Lo de las alas de oro me gusta. Es una imagen preciosa a pesar de su peso. Pero el poema indio, he de confesar que ha conseguido vencerme del todo. Más deberes NO, por favor. Aunque me temo que no se acaben nunca. Ya te diré cuando llegue.
Un abrazo y gracias por compartir tu mirada.

campesina dijo...

Me puse muy contenta de verte. Te cuento:
1. Sobre Borges, el Gobierno argentino apoyó la moción de una parlamentaria peronista que propuso la repatriación de sus restos (de Borges) desde Ginebra. A propósito de eso, Vargas Llosa escribió un artículo en El País y citó 'la farsa elogiosa repugnante' aquella...El caso es que la voluntad de Borges era quedarse en Suiza, donde decía que se sentía "misteriosamente feliz". La iniciativa parlamentaria es oportunista y no tiene en cuenta ni a Borges ni su voluntad ni nada que no sea algún beneficio espurio. Yo colgué el link del artículo al final del post.
2. Cuando dices 'no se actualiza en mi blog', como a qué cosa te refieres? jajaja, es que yo navego sin brújula por aquí, y no sé ni cómo se hará eso. Explícame un poco más porfa.

Y recibe mis elogios más sinceros por tus miradas que emocionan..

tabajete dijo...

Estas lluvias o aguas de Marzo nos hacen
nacer, morir, empezar, terminar, soñar.... y por supuesto despertar.

media luna dijo...

Campesina:
1. Agradezco mucho tu explicación. No hay nada más triste que no respetar los deseos expresados en vida por alguien que ha muerto. Además en estos momentos estoy más sensibilizada que nunca. Es algo que se debe respetar por encima de todo.Pincharé el link.
2.Respecto a la actualización de tu blog, te cuento:
Si te fijas en "mis otros mundos" observarás que todos los enlaces a otros blogs se mantienen actualiados. Sin embargo el tuyo se plantó en siete meses atrás. Intentaré dar con ello.
Un palcer encontrarte siempre.

media luna dijo...

Taba amigo: No sé si quiero despertar. Sólo llueve. Gracias por acompañarme con tus palabras y tu vista. Por cierto aprovecho para decirte que ya va siendo hora de atravesar "mi otro yo" y enlazarte a este lado del espejo con tu permiso. Así te tendré más a mano.
Un abrazo

JUAN JES dijo...

MEDIA LUNA, hago círculo y laberinto con los comentarios y te respondo aquí (que tú me entiendes) ¿No séra que la carne se hizo verbo?

media luna dijo...

Juan Jes: Y yo para seguir las flechas del laberinto te respondo allí.

Codorníu dijo...

Ay, amiga...
Qué Tierra.

Y pensar que fue la tierra de Pablo Iglesias.

Un beso.

La peor de todas dijo...

Precioso...realmente precioso. La carga más pesada nos curva la espalda, nos nubla los ojos, nos quita la alegría de la cara. Pero solo se siente, no se mira y finalmente....lo de siempre, lo escencial es invisible a los ojos.
Un abrazo amiga
M.

JUAN JES dijo...

El placer de divagar está siendo mío, la línea de Eluard es absoluta, y me hiciste recordar aquella otra "te llamaré visual y multiplicaré tu imagen". La reflexión que haces sobre el verbo es deliciosa, la entiendo en cuerpo y alma, a mi me educaron en la misma escuela, abrazos

Descarga dijo...

es una descripción tan vulnerable que dan ganas de correr y abrazar (te)

Sakkarah dijo...

Es triste, y muy cierto lo que pesa...Pero llegan nuevas ilusiones que descargan y rejuvenecen.

Muchos besos.

media luna dijo...

Desde luego Pepe: ¡Qué tierra ésta! Y es que el Ferrol también vió nacer al dictador, y hay mucho desmemoriado que no alcanza a recordar más allá o más atrás.
Muchos saludos.

Maga: Qué cierto todo! Qué cierto que la carga te roba la alegría poco a poco de los ojos, y qué cierto que lo esencial se vuelve invisible para los ciegos de corazón, que también los hay.

Juan Jes: No conozco aquella otra, pero la pensaré. Si algo me enseñó mi educación fue a cuestionarme todo.

Descarga: Gracias por ese abrazo. Durante un momento, he sentido cómo se desvanecía la carga.
Un beso.

Sakkarah: Bienvenida. Siempre es un placer recibir miradas nuevas. Gracias por tus palabras llenas de esa brisa fresca que ilusiona y rejuvenece.

mentecato dijo...

Vengo a saludarte y a leerte.

Un abrazo.

media luna dijo...

¡Pues qué alegría Mentecato! Espero que sigas de vacaciones. Como ves, yo como si estuviera, a juzgar por la fecha de esta entrada, pero es justo por lo contrario por lo que no encuentro ni tiempo para pensar con calma.
Un saludo.