Gracias a todos por vuestra mirada.

lunes, 19 de julio de 2010

Sueños de papel

A ratos me como la vida a bocados. Cojo el primer vuelo sin destino previo, y vuelo con mi maleta repleta de sueños posibles de alcanzar con tan solo alargar una mano. Aterrizo en medio de una tribu, de una selva –amazónica por ejemplo-, o una ciudad llena de humos y calles en laberinto. Y mezclo mi carne y mis huesos entre su carne y sus huesos de gestos diferentes, de colores diferentes también, y costumbres discordantes que me obligan a comer saltamontes, grillos u hormigas tostadas en bolsitas de papel, a modo de pipas de girasol o de calabaza. Me saben bien. Recorro los márgenes de los ríos, bordeo las montañas, descubro civilizaciones milenarias y bailo rituales con los muertos, pisando la tierra con los mismos pies que me mantienen en la sala de estar con una maleta repleta de sueños imposibles de alcanzar por mucho que extienda mis dos manos.

8 comentarios:

Camarandante dijo...

Los sueños son realidades Carmén, anímate!

Rayuela dijo...

y si atravesamos un espejo?


besos,Carmen*

Juanma dijo...

Bueno, si no sale extendiendo las manos...abre los brazos para acoger a esos sueños. Quién sabe, por probar que no quede.

Besos.

Antonio H. Martín dijo...

Hola, Carmen.
No sabía que tuvieras esos sueños tan aventureros... Yo preferiría otros destinos, como Alaska o Islandia, sobre todo para escapar del verano, pero cada uno tiene sus gustos.
Y en cuanto a los sueños, opino lo mismo que Camarandante, que son realidades. La verdad es que nunca, nunca he vivido tan intensamente como en los sueños.

Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Amiga Carmen:
Los libros es lo que tiene. Comienzas el vuelo al tocar la primera página y llegas, siempre llegas a una orilla, a una cima, a un pozo, o traspasas ese espejo del que se habla para seguir hasta la última y repetida palabra -FIN-.
Pero no es cierto, nunca finaliza el viaje, siempre tendremos esa travesía en nuestra mente.
Este mismo periplo es el que yo me pego cuando leo este blog.
Besitos desde el Mare Nostrum.

carmen jiménez dijo...

Enrique: Desde luego soñar es el primer paso para que los sueños se haga realidad, y yo no hago otra cosa que soñar...Tal vez deba hacer bicicleta, pero Egipto...Queda tan lejos...
Un abrazo y un gusto verte por aquí.

Rayuela: Siempre quise hacerlo. Cualquier día aparezco al otro lado.
Besos mil.

Juanma: No dudes que tengo los brazos bien abiertos, y los ojos y los oídos...Por si acaso que me pillen trabajando en la máquina de mis sueños.
Un beso.

Antonio: Tal vez no elijamos los mismos destinos, pero lo que no cabe duda es que nuestras realidades se parecen...
Un abrazo.

Jesús: Me alegra que este humilde blog sirva de periplo, a falta de mejores aventuras por Groelandia, por ejemplo. Lo que sí te diré, es que los libros siempre me pillan soñando mis propios sueños.
Un abrazo desde este Madrid Nostrum, que desde luego no es igual que nuestro Mare Nostrum.

Lembranza dijo...

Hoy no tengo sueños, los que tenia se evaporaron sin poder cumplirlos, ahora tengo que pararme y volver a fabricar nuevos sueños para poder seguir hacia adelante. Un abrazo

Lembranza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.