Gracias a todos por vuestra mirada.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Condenados a la sombra.

Enredo hoy mis palabras
en un tallo preñado
que nunca ha de parir.

Hago de su sombra la mía,
y ambos buscamos la luz
estirando nuestros brazos
condenados de antemano
a la eterna sombra del amanecer.

Otras serán las flores
que acaparen la luz del sol
y luzcan sus retoños
como lucen las madres
sus hijos alumbrados.

Experimento el sufrimiento íntimo
de ese tallo condenado a vivir estéril
primavera tras primavera,
estirando sus brazos y sus piernas
sus manos y sus ansias,
para alcanzar la luz indispensable
y poder parir la flor que espera
agazapada en las tinieblas.

Brotar a la vida. Mostrar sus colores,
ser olida, ser fecundada en su cáliz.
Sentir cómo los amantes voladores
absorben su néctar para llevar
su estirpe a tierras menos hostiles.

Recibir un albor compasivo
que no permita abortar en la sombra
todas las esperanzas de un tallo
que se hunde, y perece sin la justa
justicia de un sol que adeuda luz
a los condenados a la sombra.

12 comentarios:

Marisa Peña dijo...

Los versos finales son magníficos carmen, desoladores, demoledores, pero magníficos.Un abrazo, corazón.

Fernando dijo...

Hondo poema Carmen, amiga y poeta. Me gusta mucho eso de que el sol adeuda la luz que no tenemos los que estamos en la sombra. Te recuerdo con cariño desde la Reunión de Alcalá de Henares. Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Escribiendo así, amiga mía, se puede ser primavera cuando se desee.
Un besito gordo y búscate una tarde para un café.

doble visión dijo...

A veces uno se refugia en la sombra y otras es condenado a estar en ella... si hay sombra es porque hay luz... y en ocasiones sin darnos cuenta encontramos una mano que nos guía hacia ella... sólo hay que dejarse llevar.

hermoso texto y punzante

beso

Rayuela dijo...

crudo poema
bello poema

mil besos*

ROCIO dijo...

Hay muchas veces que parece que la sombra solo es patrimonio nuestro y que nunca habrá luz, no es cierto.

Siempre que hablo por experiencia propia pienso que si de sombras yo pase a luz, todos los demás también pueden.

Un beso gigantesco.

Aysss contesta en el blog lo de la Asociación.

Rocío

carmen jiménez dijo...

Marisa: Gracias. Ya sabes lo importante que es para mi tu luz.
Un beso.

Fernando: Parece que el sol adeuda a más de uno, pero sobre todo adeuda lo que no podrá ya pagar. Esas sí que son deudas. Persigamos su luz mientras aún estemos a tiempo.
Un abrazo.

Jesús: Después de leerte, una queda casi en la más absoluta oscuridad, y agradece esa linternita que sabe a café. Prometo buscar una tarde.
Un beso.

Visión de visionario: Sin duda los agazapados en la sombra todavía pueden tener la esperanza de una mano amiga. Pero los condenados...Ay! los condenados necesitarían todas nuestras manos juntas para alcanzar la luz que les correspode por derecho.
Un besazo.

Rayuela: Tengo que aprender ¡tanto de ti! Aprender como dice la canción a hablar sin dar tantos rodeos. Me encanta cómo plasmas y eres capaz de transmitir en dos palabras, en cuatro, una emoción.
Gracias por seguir ahí.
Besos mil*

Rocío: No creas que todos tenemos la misma capacidad para alcanzar el esplendor tuyo. Pero sin duda eres un espejo en el que mirarse.
Ayssss, me voy ahora mismo a hacer mis deberes. Gracias por el aviso.
Otro beso para ti.

Arcadia dijo...

He estado mucho tiempo desconectada, pero me estoy proponiendo retomnar mi blog y mis ganas de escribir (esas que mi profesión mata poco a poco). Solo quería saludarte, porque he vuelto a leer muchos comentarios tuyos en mi blog.

Precioso poema, por cierto.

Un beso enorme.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Hola, Carmen, me alegra haber podido dar contigo, pro aquí, :)))
Un beso enorme

carmen jiménez dijo...

Arcadia: No sabes cuánta alegría me da saber de ti y saber que a pesar de las dificultades, seguirás escribiendo ese blog tan tuyo.
Un besazo.

Sofía: El placer es mío.
Un beso.

Galeón dijo...

Calmar tu llanto quisiera,
lanzar al vuelo este son,
tus letras son de cualquiera
que las sienta con pasión.

Renacerán como la primavera,
surgirán al calor de un nuevo sol,
volverán a colorear la tierra,
a simbolizar la muerte y el amor.

Que fué antes la tormenta
que su raíz irrigó,
que no hay brasas sin hoguera,
ni poesía sin corazón.

carmen jiménez dijo...

Galeón: ...Y yo espero poderme quedar con todos los derechos de estos versos, jeje. Gracias de corazón a corazón.
Un beso.