Gracias a todos por vuestra mirada.

domingo, 20 de marzo de 2011

Sincronizados.

Sincronizados, alternamos la mirada en el espejo.
Mientras tú te afeitas,
yo trato de poner color a mis mejillas.


Ya no busco en tus palabras
el verbo y el sustantivo
que sustenten mi esperanza.
Ya no tengo.


No busco tampoco el beso
que se escape de la almohada
para acunar mis desvelos
-me he rendido al poder de los hipnóticos-.


Ya no salgo a estrechar el abrazo
de nuestras sonrisas
en la hora punta del encuentro.
Los dos llegamos tarde
a nuestra cita con el destino
que diseñaron nuestros sueños.



19 comentarios:

Rayuela dijo...

en sincronía, dolemos.

bello,bellísimo

besos*

Fernando dijo...

muy real..un beso

Laura Caro dijo...

Qué difícil a veces vivirse uno a otro en esta vida sin pausa que nos hemos montado.
Me gustó mucho este poema, Carmen.
Muchísimo.
Un abrazo ENORME.

Manuel dijo...

Querida Carmen: comparto la opinión de Laura. Es un poema muy intenso y especialmente bien escrito.

Sin entrar, por supuesto en lo de llegar o no llegar. Una amiga mía decía que siempre llegaba tarde a donde no ocurría nunca nada.

Un beso. Nos vemos pronto.

Jesús Arroyo dijo...

Se llega al camino,
para andar camino,
camino para andar...

Rosa dijo...

Carmen, me lo había anticipado Manuel, pero la verdad es que aún así, no ha perdido ni un gramo de placer al leerlo.

Si el poder de los hipnóticos han tenido algo que ver en ésto, dímelo que me apunto enseguida...

Me encanta la forma en que dices lo que dices. Me gusta mucho el poema.

Un abrazo corazón

Galeón dijo...

Diacronía:

Ya no lloran tus labios en los míos,
no se derraman tus dedos sobre mi piel,
me atormenta tu ausencia, este vacío,
ya no calmas tu fuego en mi sed.


Mon Cherie, si me vieras…no paro de hacer “ziringonzas “ para intentar arrancarte una sonrisa, duele el vacío que media entre ellas y tú, duele el vacío de este aparato tan lleno de cosas, tan estático, de corriente continua y tan vacío de pulsaciones, duelen tus palabras, bajo el prisma en el que las miro, el de tu interior, sé que yo sólo veo lo que quiero ver, como cada uno que tenemos nuestra verdad, la que nos forjamos, la que sentimos.

Es tan poco lo que tenemos, y tanto el tiempo que desperdiciamos en acomodarlo.

Salta…

carmen jiménez dijo...

Rayuela: Aunque sea en el dolor, gracias por tus palabras.
Besos mil*

Fernando: La realidad siempre supera a la ficción y me atrevería a decir que también a la poesía.
Un beso.
Nos vemos pronto ¿sí?

Laura: Me alegra esta pausa que me regalas en medio del ajetreo de la vida misma.
Otro abrazo grande para ti, y gracias.

Manuel: Pues casi te digo yo lo mismo que a Laura. Que gracias por acompañarme en este poema.
Te mando un abrazo fuerte.

Jesús: ¿Y no habrá algún banquito en el camino para descansar de tanto andar?
Un abrazo

Rosa: La verdad es que es mucho mejor sincronizar como tú y Manuel. Es un placer contar con vuestra mirada siempre tan solidaria, tan delicada. Gracias.

Mi querido Galeón: Creo que salté y todavía estoy cayendo...
Por un momento pude imaginarte con tus ziringonzas y sonreí.
Gracias por acomodar tu tiempo con el mío.
Te mando un besazo.

La peor de todas dijo...

El tic tac de un reloj que parece ir descontando el tiempo.
Bellísimo.
Un beso

Guillermo G dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Emilio dijo...

Una vida a destiempo la que nos muestras en este poema, como muchas en la vida real.

Me gustó mucho, Carmen, especialmente ese final.

Abrazos.

carmen jiménez dijo...

Maga: Es como la cuenta atrás. Diez, nueve, ocho, siete, seis...Y una sigue creyendo en los milagros y en la magia.
Un beso.

Lástima que el autor haya suprimido el comentario. Idea Vilariño es una de mis poetas preferidas....

Emilio: Sí, es como si el tiempo pasara y no pasara a la vez para todos.
Una alegría verte por aquí.
Un abrazo.

Soltando Letras dijo...

Cuando se vive a destiempo... que difícil es a veces acompasar después los momentos.

carmen jiménez dijo...

Soltando letras: Se hace me hace extraño nombrarte así. Sabias palabras las tuyas. Gracias por tu mirada.
Un beso.

Arturo dijo...

intentar calificar algo algo así es limitarlo...

un beso.

SUSANA dijo...

Una vez más, levantas una situación que no por cotidiana, deja de ser profundamente dolorosa. Sueños y esperanzas se erosionan en forma sincronizada e inexorable, hasta que nada quede de aquello que alguna vez encendió esas mejillas con legítimo rubor.
Besitos mi Querida Carmen.

carmen jiménez dijo...

Arturo: Muy bueno tu coment. Siempre que se trata de poner etiquetas a los sentimiento, clasificarlos se cae en graves errores.
Un besazo poeta.

Susana: Tú lo dices. El dolor cotidiano erosiona...
Un abrazo y un beso transoceánico.

Lembranza dijo...

Como bien dice Soltando letras, vivir a destiempo es difícil. Cuando lo has intentado por activa y por pasiva, quizás queda lo mas duro, seguir camino hacia adelante. Nos vemos pronto. Un abrazo

misántropo dijo...

Los recuerdos son cicatrices
en las noches de tormenta
se presentan como ofrendas
de pasados más felices.

Un saludo