Gracias a todos por vuestra mirada.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Nada es urgente


 "No siempre lo urgente es lo importante"
                      (Fito & Fitipaldis)

 Ya nada es urgente. Me entretengo deshojando pétalos azarosos de margaritas siempre impares. Ya nada es urgente. Aprendí en los brazos de la espera, a esperar nada, a fumar más cigarrillos de la cuenta, a dormir menos horas, a tragarme los sueños en una copa. Ya no tengo urgencias que no puedan esperar agazapadas bajo los pliegues de mi falda.  Ya no tengo prisas. Sólo un deseo doblegado a la tristeza, unos pies cansados de andar por arenas movedizas, una piel cicatrizada que ya no duele. No hay prisa, la vida como la muerte, tiene su propia medida de lo urgente.

11 comentarios:

astaghfirullah dijo...

yo a usted le recetaría, que si sus margaritas son impares, comience deshojando el "me quiere".
Yo le dispondría un vino amable,
y una copa vacía.
Y por prescripción facultativa, unos fuertes abrazos que le envío por correo certificado.

silvia zappia dijo...

enorme es tu texto, carmen.

abrazo*

Anónimo dijo...

Triste, muy triste. Isabel

Jesús Arroyo dijo...

Lo dicho en el comentario anterior. Mi aplauso, Carmen.
Un beso.

La Solateras dijo...

Estaba esperando este maravilloso texto, Carmen. Tan real, tan triste y a la vez tan dulce. Y tan bien dicho todo.

Un beso

©Laura Caro dijo...

Qué forma más bella de contar algo tan duro...

Pero yo confío.Confío en que cambien las cosas, en que salga la luz y la urgencia se instale de nuevo...

Un abrazo gigante, amiga.

carmen jiménez dijo...

José Ángel: A mi es que nunca me cuadraron las matemáticas, sobre todo desde que descubrí las potencias elevadas al infinito.
Gracias por esos abrazos.
Saludos.

Silvia: Tú y esa enorme forma tuya de mirar.
Besos mil*

Anónimo: Si es la Isabel que yo más conozco, gracias siempre por tu mirada.
Un beso feliz.

Jesús: Otra vez gracias Jesús. Te van a doler las manos, jeje.
Un abrazo grande.

Ana: Me quedo con tu dulzura.
Un beso con abrazo incorporado.

Laura: Confiar es casi como esperar. Yo sólo dejo que pase, como pasan las tormentas. Es inútil rebelarse, sólo ellas saben cuándo dejarán de llover.
Pero me quedo con tus buenos augurios.
Un beso amiga mía.

Francisco M. dijo...

ola amig@,

Te visito porque los temas de tu blog me resultan interesantes y útiles para mi propio aprendizaje en lo personal.

Te agrego a mi lista de blogs útiles, y si te apetece, puedes visitarme
en felicidadenlavida

Un fuerte abrazo y espero nuevos temas, para continuar disfrutando de la lectura;
Francisco M.

Galeón dijo...

Hoy me permito comentar tu entrada con dos citas:

"La urgencia del motivo que me trae, de pediros me retrae la preceptiva licencia". (pasaje del drama sacro "El Prendimiento").

"En cada persona hay algo innato que va más allá de la consciencia de uno mismo, de la experiencia acumulada y de la educación recibida. Algo que como un destello te identifica más que cualquier otra cosa...." (Del libro el "Tribunal de las Almas").

carmen jiménez dijo...

Francisco: Bienvenida tu mirada.
Saludos.

carmen jiménez dijo...

Mi Galeón: Tú no necesitas de ninguna licencia para licinciar (jeje) en lo más profundo. Gracias por estos dos pasajes que no sé si me reconcilian conmigo misma, o me dan ganas de apagar todos los destellos y tomar consciencia de una vez por todas. Aunque mucho me temo que "el Tribunal de las Almas" tiene mucha razón.
Besos muchos.