Gracias a todos por vuestra mirada.

sábado, 28 de agosto de 2010

Existo

Existo. Porque tengo un dolor constante en el costado izquierdo de mi cuerpo. El cuerpo debe ser el mío con toda seguridad, o no sentiría esa punzada que atraviesa de lado a lado ese flanco izquierdo filtrándose hasta los huesos. Existo. Casi estoy segura de ello. A veces he dudado, no crean. Respiro, trabajo, duermo, camino con dos piernas, hablo por la boca, lloro por los ojos, aunque no derramen lágrimas, y eso acrecienta la duda de ser yo la que existe de esa manera humana. Sin embargo, este dolor en el costado izquierdo, sólo puede ser mío y de nadie más. Me duele, luego existo.

26 comentarios:

LSz. dijo...

El dolor es el sentimiento más noble, el dolor es esa duda que, tanto como la certeza, une.

campesina dijo...

Y si el dolor está en el lado de izquierdo de otro, a veces también es un dolor tuyo. El dolor es solidario, a veces..

besos que curen

Camarandante dijo...

...el dolor, las lagrimas... tu costado iquierdo, y la poesía.
Me encanto Carmen, un beso muy grnde

Luis dijo...

Es interesante como todo las experiencias relacionadas al dolor, el ser capaz de sentirlo, el como lo sobrellevamos y como somos capaz de reponernos, son los parámetros que definen nuestra humanidad y es que al derramar un par de lágrimas nos damos cuentas que estamos vivos y que la rutina o el estres no se han llevado nuestras emociones.
Un abrazo, buen blog me encantó.

Jesús Arroyo dijo...

Creo, querida Carmen, que no es dolor lo que tiene la protagonista del poema; es una sensación de costado comprimido que cuando salte por los aires se hará libre.
Díle que hable por ese costado y no por la boca, que llore por ese costado y no por los ojos.
Será entonces cuando EXISTA.
Beso gordo.
PD. Busca una novela corta de Juan José Millás "La Soledad era esto". No sé si se ha publicado sola. Sí la encontrarás en una trilogía "Trilogía de la Soledad"

Juanma dijo...

Humano, demasiado humano...pero así somos. No sé si son muchas las pruebas de que existimos, ésta de tu entrada es, sin duda, una de ellas.

Breve, directa, limpia y muy bien escrita. Así veo yo esta entrada. Un monólogo frente a un espejo donde se refleja un gesto de dolor. Y somos, sí, lo que queda a ambos lados de ese espejo. Existimos, para qué dudarlo.

Besos.

Codorníu dijo...

Dolor del cuerpo. Convivir con él, aceptarlo. Ser consciente, sentir...

Rechazarlo. Luchar...

A veces, sordo. Otras, intenso pinchazo, como una contracción: yo no he parido, pero eso dicen.

Dolor que nos hace cambiar de vida para evitarlo. Tal vez sea esa una de las lecturas positivas: su mensaje.

Un beso, amiga mía.
Pepe.

Jose Zúñiga dijo...

El dolor es redondo. Y aveces uno piensa que sólo vive gracias a sus dolores. O a su cansancio, que es lo que veo en este hermososo texto.

FLACA dijo...

Qué decir a esto, Carmen.Podría decir que la experiencia del dolor nos hace más ricos espiritualmente. Pero cuando duele en serio eso es decir una pavada.

Lo que sí es muy sabio es tu frase del final "me duele, luego existo".Los dolores,grandes o pequeños, todo lo que nos avise que algo no anda bien en nuestra máquina nos recuerda la fragilidad de nuestra vida, nos hacen pensar y repensar nuestra existencia y, muchas veces, nos mejoran la mirada.

Un abrazo enoooorme

carmen jiménez dijo...

L.F. A decir verdad, lo único noble que encuentro en el dolor es el afán de superarlo, de combatirlo, incluso de aceptarlo. Respecto a la unión de la duda con/y la certeza, pues no sé...Mientras el dolor duele, creo que es demasiado propio, diría que hasta demasiado egocéntrico.
Pero como dice el dicho: "las penas compartidas son menos penas y las alegrías compartidas se multiplican" O algo así.
Besos.

Campesina: Así se demuestra el amor. Pero como bien dices, no siempre el dolor es solidario. Ojalá lo fuera.
Los besos siempre curan.
Uno bien grande para ti.
Sigo pensando cada día en el dolor de los mineros. Ahí sí debemos unirnos todos a una.
Otro beso para ti.

Enrique: Veo que la poesía brota en ti a cada palabra.
Me alegra que te guste esta poesía mía.
Otro beso.

Luis: La verdad es que cualquier lágrima, risa, poesía, música, dolor, o lo que sea que nos haga emocionarnos, es bien recibido para sentir que estamos vivos.
Estas letras son parte de esas emociones también.
Un saludo.

carmen jiménez dijo...

Luego sigo intercambiando. Es que se nota que los días se van acortando...
Vayan por delante mis gracias a vuestras aportaciones, porque ellas hacen que el dolor desaparezca.
Besitos.

SUSANA dijo...

¿Deberíamos celebrar el dolor? Probablemente, es -como muy bien lo decís- señal clara de existencia. Si no duele estamos muertos, aunque los signos vitales digan otra cosa.

Hay quien, advertido del dolor que ocasiona sentir, elige amurallar el corazón y desde luego, nada y nadie lo conquista o hace daño. Pero la existencia en esos tèrminos no es vida.

Así las cosas, miremos este dolor con piedad.

Mi fuerte Abrazo Amiga Querida!

carmen jiménez dijo...

Jesús: Prometo decírselo, pero ya sabes lo rebeldes que son los personajes. A veces incluso se apropian de tu dolor y no atienden a razones.
Buscaré el libro. Gracias por la sugerencia.
Otro beso para ti.

Juanma: Gracias por tus palabras de aliento literario. Me gustó ese doble espejo donde las dos imágenes cuentan.
Un beso compañero.

Pepe: Ahora más que nunca, llega el tiempo en el que luchar contra el dolor es acrecentarlo. Pero parece que no nos podemos saltar las fases hasta llegar a la aceptación.
Un beso fuerte.

José: Es una alegría verte por aquí. Redondo es una palabra redonda, sí señor.
El dolor agota y el agotamiento cansa hasta dejarte exhausta, y de ahí no sé cómo, pero sé que se renace, aunque sea para volvernos a cansar.
Un abrazo.
Nos vemos.

Flaca: Nada de pavada. Cuando duele en serio es cuando más cuenta te das del crecimiento espiritual que se produce.
Un beso y gracias siempre por estar ahí, mejorando la mirada.

Susana: Me llega tu abrazo y me llegan tus palabras. Hay murallas difícil de romper cuando el dolor las solidifica.
Espero ser de las que sigue existiendo viviendo.
Un besazo.

tomitú dijo...

"Yo existo porque tú me imaginas..."

Tú forma de existir es otra forma de la existencia, esa que te atraviesa, que te hacer sentir que de alguna manera estás viva o que sobrevives. Ese dolor que te persigue como una sombra, que te habita y te mantiene despierta...

Un abrazo,
Nacianceno

La peor de todas dijo...

Qué hermoso, Bella Amiga!!!
El dolor y el éxtasis de estar vivo, tomados de la mano por siempre. Inseparables, necesarios.
Bravo.

Galeón dijo...

El peor dolor es el del alma, el de sentirse ausente estando presente, lo que dices tiene tanto sentido como la propia vida.

Recuerdan que se multiplican los males cuando bajamos las defensas, pero no te rindas, tienes corazón de león y dedos de mariposa, utilizálos.

Me duele tu dolor,
me congratula tu existir.

carmen jiménez dijo...

Galeón: ¡Pero qué bien escribes y describes...! ¿Para cuándo nos vas a deleitar con tu poesía? Yo me congratulo de ella, de la que me dedicas de manera tan generosa y gratificante. Gracias por esa mirada tuya.
Nos vemos.
Un besazo.

carmen jiménez dijo...

Nacianceno: Mi queridísimo Nacianceno. Al responder a Galeón, pensé que había soñado que me habías enviado un comentario, y tuve que comprobarlo. Y claro, una vez más, confundo los sueños y la realidad y aquí estás. Dedicándome ese verso maravilloso de algun maravilloso poeta que no puedo nombrar ahora. Y como mi forma de existir me atraviesa de lado a lado mis costados, te doy las gracias por mantenerme despierta.
Un beso grande, grandote.

carmen jiménez dijo...

Maga, Magda, la mejor de todas, tú mejor que nadie, sabe seguro que el dolor y el éxtasis se dan la mano y yo te creo.
Un beso amiga.

Marisa Peña dijo...

Sí querida amiga, existimos porque sentimos el dolor.Las cicatrices del alma nos indican que hemos vivido.Un besazo

Bea dijo...

Sí, querida Amiga. Es eso mismo lo que yo hubiera escrito.
Pero con la salvedad de que hay dos tipos de "dolores".
Los del alma y los físicos o viceversa.
Como desde mis dos añitos, padezco de los dos, uno consecuencia del otro, te comento que hace sesenta años que sé que existo.
Porque desde que empecé a padecerlos, sabía que era para toda la vida.
Excelente poema.
Me quedo con "duele, después existo"
¿O acaso vinimos al mundo a no padecer?.
Un gran abrazo y que sigas existiendo de una manera u otra.
De lo contrario, no nos podríamos deleitar ni con el dolor. Besos de una desaparecida momentánea.

carmen jiménez dijo...

Marisa: ...Supongo que mientras van cicatrizando, no queda otra que ir viviendo con la herida abierta.
Un beso mi poetisa.

Bea: ¡Qué alegría verte por aquí aunque sea momentáneamente!
"...Uno consecuencia del otro..." Sí, estoy de acuerdo. El alma y el cuerpo son como una solución soluble.
Besos amiga mía.

TERTULIANA dijo...

Todo listo para el III Encuentro de Poesía en Red. Por favor, entra al blog.
http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/

ROCIO dijo...

Carmennnnnnnnnnnn ya se acerca nuestro finde, como verás lo han hecho divino y con sorpresas, ya tengo ganas de verte y darte un besazo.

Un abrazo de oso.

Rocío

Maria Luisa dijo...

Carmen-
Es una contradicción lo que te voy a decir, pero un pequeño dolorcito te hace sentir que estás viva y que lo puedes curar.
Pones toda la atención y la fuerza y lo superas.
Cuenta conmigo para soportar los dolores, como se dice"Por uno más quién se va a enterar"

Te quiero.

Anna Rossell dijo...

Carmen, me gusta tu silogismo en paralelo al cartesiano y al propio un tiempo para éste un desafío. No sólo es el "pensar" lo que define al ser humano, ni lo que lo distingue de las demás especies animales.
He visto en tu perfil que te defines como "aprendiz de poeta", una definición que por su humildad te honra.
Gracias por la aportación que hiciste antes del "III Encuentro" a mi 'Tertulia Literaria'; me compensó mucho saber que te había aportado luz y enriquecido leer la correspondencia entre mi amigo Xec y yo. Decías que intimida algo entrometerse en la correspondencia ajena; pero se trata de una correspondencia pública, que ya escribimos sabiendo que se publicará -yo le pedí permiso a Xec-, de modo que no tengas ningún pudor. Está para eso, para ser leída también por otr@s y para provocar polémica pública que enriquezca las reflexiones que hagamos entre tod@s. Gracias de nuevo por tu aportación.