Gracias a todos por vuestra mirada.

lunes, 9 de agosto de 2010

Tontunas y disfraces

Tengo que empezar a poner etiquetas a mis entradas...

Es lícito pensar. Quizá lo único lícito mientras no confesemos lo que pensamos y guardamos con celo y con recelo. Todo lo que una vez dicho queda expuesto a juicio. Es lícito soñar, imaginar, e incluso fantasear con todo lo ilícito, siempre bajo la jurisprudencia de los límites bien delimitados entre el concebir y racionalizar el canon de educación actual. Ya no hablo de morbosos pensamientos, que también están en la lista de delitos. Hablo sencillamente de impuros pensamientos –no encontré mejor sinónimo por mucho que he consultado el diccionario- que pensamos todos, desde las más puras vírgenes hasta los más inocentes golfos. De pensamientos que erizan la piel con tan sólo imaginarlos, sin permitir jamás, por más que todos los pensemos, conseguir que se conviertan en lícitas acciones. Pero esto es sólo un pensamiento que guardo con celo y con recelo para no exponerme a juicios serios.

22 comentarios:

azpeitia dijo...

Tremendo secreto que todos guardamos, de ese pensamiento libre, libérrimo que a veces corre por nuestra cabeza y que pondría colorado al mas empedernido pecador... pero eso no lo sabrá nadie...un beso desde azpeitia

santiago tena dijo...

bendita la acción

hágase

Marisa Peña dijo...

Ay Carmen, cuántos deseos ahogamos por pudor, por miedo, por absurda imprudencia...Mil besos.

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca hay que decir lo que se siente? Que más o menos diría el Quevedo.
Cada vez más descarado me ocurre como al "Payador perseguido" que "no me engrilla la prudencia" Y así me va...
Seamos imprudentes, no se vive más que una vez... o no.
BUena la entrada, amiga.

La peor de todas dijo...

Soñando como quemando, ideas flameantes, qué importa si equívocas y desatadas. Hay un mundo tras cada par de ojos, de manos, un universo tras el muro de piel ansiosa de cada uno.
Un gran abrazo.
Maga

SUSANA dijo...

Bueno, me quedé prendida de "pensamientos impuros", juicio...

Definitivamente el corsé civilizador ha sido muy apretado para nuestro género. La mayoría de nosotras hemos aprendido a callar pensamientos y pasar por el cedazo nuestras palabras. Buenas chicas, diría mi madre y las monjas del colegio. Y el vecindario. Y el medio social...

Pero lo cierto es que los pensamientos están, a pesar de todo y todos. Rebeldes a abandonarnos, como un recordatorio permanente de nuestra legítima humanidad.

Querida Amiga: antes en mi espacio, ahora aquí: MUCHAS GRACIAS! de todo corazón, por tu apoyo, cariño y el permanente estímulo.

Te abrazo Bella Escritora!

Laura Caro dijo...

¡ Genial! me gustó mucho cómo lo expresaste.
Tantos pensamientos impuros... ¿ dónde irán?. ¿ Se irán con los besos que guardamos y no damos, como diría Víctor Manuel?
Un abrazo.

Juanma dijo...

(me hace gracia lo de la etiquetas...yo jamás las he puesto)

Querida Carmen:

Es lícito pensar, soñar, escribir y hablar. Es lícito tocar y dejar que nos toquen. ¿Juicios serios? Que les den a los jucios serios...

Menos lícitos me parecen ya los sinónimos. Que nunca me gustaron. Cada palabra es única, me gusta verlas así. Es lícito.

Muchos besos.

Jesús Arroyo dijo...

Es lícito pasárselo bien, aunque sea en pensamiento. Por lo tanto, ¡vivan los pensamientos "impuros"! que, normalmente, son tan puros como "relucientes" y honrados, muy honrados.
Besitos.

El Santi dijo...

Mejor no te digo lo que estoy pensando
porque si te lo digo - lo que pienso-
perdería su color en las palabras.

ROCIO dijo...

Hermosa está la casa amiga, pensar y soñar es gratis y todo es válido, en cuanto lo expresamos seremos juzgados, pero ahí está la libertad de quedarnos con lo que nos parece, estoy de acuerdo con Jesús, viva lo impuro que demonios¡¡¡¡¡¡¡¡.

Buen agosto.

Besos.

Rocío

carmen jiménez dijo...

Vaya, parece que todos albergamos más secretos que recuerdos...

Azpeitia: He leído que el ponerse colorado es una "desgracia" genética y que son muchos los que pueden contar las mentiras más gordas o lo que sea que piensen...sin que acuda a sus mejillas ni el más mínimo rubor. Pero eso nunca se sabe...
Me alegra encontrarte antes de nuestro encuentro casi otoñal.
Besos compañero.

Santiago: No sé si bendita rima con ilícita. Pero en cualquier caso la acción es lo que cuenta.
Un abrazo

Chicos, luego sigo que ahora tengo una emergencia. Y es que además de escribir hay que comer. No queda más remedio.
Besitos entre tanto.

carmen jiménez dijo...

Marisa...A veces por sabia prudencia.
Nos vemos. Cuento los días.

Enrique: Ojalá siempre dijéramos lo que se siente. Ojalá siempre sintiéramos lo que se dice. Ojalá me engrillera la imprudencia. Quizá en otra vida...
Es un lujo verte aquí. Bueno es un lujo verte siempre.
Abrazos y besos.

Maga: Ahora que me he desahogado en tu mundo, vuelvo a decirte la alegría que me invade de ver de nuevo tu par de ojos,tu universo...
Nos vemos en el camino.
Un beso grande.

Susana: Rebeldes, legítimos a pesar de los corsés. Tú mejor que nadie sabe desatar uno a uno los corchetes que nos impusieron. Cada una de tus entradasd da testimonio de ello.
Gracias a ti en nombre de todas las mujeres que la Historia ocultó para bien y para mal.
Un beso transoceánico.

carmen jiménez dijo...

Laura: Parece como si escuchara el sonido de ese espacio al que Victor Manuel canta. Quizá ahí haya cabida para todo.
Un beso. Te debo unas cuantas visitas. O mejor dicho, unos cuantos comentarios, porque a veces te visito y sólo me da tiempo a leer e impregnarme de tus versos.
Hasta pronto.

Juanma: Pues eso, que le den a los juicios serios. Total, no hay juicio más severo que el de uno mismo.
Y en lo de los sinónimos, sabía que coincidiríamos cien por cien.
Besitos.

Jesús: Pues brindemos por ello!
Pásalo bien.
Besos.

Santi: No sé si perderían el color, de momento me has sacado una enorme sonrisa.
Y es que a veces lo que no se dice se puede seguir imaginando.
Un abrazo.

Rocío: Se nota que lo estás pasando bien. Espero que te sigan durando las vacaciones. Si no...Al menos siguen quedando los pensamientos.
Un besazo y hasta pronto.

Rayuela dijo...

el que dice que no tiene esos "malos pensamientos" (ratones, les llamamos nosotros), miente!!!!!

besos,sin etiquetas*

mentecato dijo...

Te leo y encuentro en tu texto imágenes sorprendentes. Volveré...

Un abrazo.

misántropo dijo...

Los pensamientos inmorales
desgarran la conciencia
con infinita paciencia
minan las sólidas verdades.

Esos pensamientos fugaces
tímidos pero sin recato
nos salvan del desencanto
desnudan nuestros disfraces.

Salvajes como potros
nos devuelven al paraíso
ese al que hubiéramos ido
si fuéramos otros.

Tan presentes y sin embargo
en su caja de Pandora
esperan que llegue la hora
de despertar de su letargo.

Beso

carmen jiménez dijo...

Rayuela: Nunca había escuchado lo de "ratones". Yo ahora los llamo "mentirosos a secas".
Miles de besos, también sin recato.

Mentecato: Me alegra sobre todo ese "volveré". Yo siempre estoy volviendo, o yéndome...A veces no lo sé.
Te leo.
Un beso.

Misántropo: Es estupendo tenerte entre mis letras. Iba a decir que me quedo con tu primera estrofa de sólidas verdades minadas por inmorales pensamientos. Pero luego vine el desencanto que nos salva de la mala conciencia, y el descubrimiento del paraíso...Y luego la caja de Pandora bien cerrada para que no escape ninguno.
Muy buena tu entrada. Triunfal.
Gracias por volver por estos mundos.
Un beso.

Adriana Alba dijo...

Un placer pasar por tu espacio!!

Abrazos!

FLACA dijo...

¡En qué estarás pensando!...jejejeje.

Pero yo creo que esos "pensamientos que erizan la piel", aunque nunca se digan ni se pongan en práctica totalmente, MEJORAN MUCHO,MUCHO, LAS ACCIONES.
Un abrazote.

Galeón dijo...

"El que no piensa, come pienso" de cía un franciscano afable que venía a darnos clase de religión... Buena gente; y que razón tenìa el hombre el que no razona, no habla, rebuzna.

Temores, suspiros, ilusiones, quebrantos, deseos.... todo forma parte de nuestra aura, encenderé una velita blanca por la tuya esta tarde.

Como diré el próximo Domingo en el escenario..."Aunque vengamos vestidos de blanco, ni somos vírgenes, ni trabajamos en el Centro de Salud..." y más cosas... ya sabés como soy. Ya sabes lo que dice otro dicho o refrán (cosas de familia), "de lo que te cuenten, no te creas ná, y de lo que veas, la mitad".

Un beso para que se transforme en mil mariposas.

carmen jiménez dijo...

Adrian: El placer es mío.
Un saludo.

Flaca: Antes de actuar, lo primero es pensar, imaginar, soñar...Pero lo que cuentan son las acciones. Son ellas las que cumplen los sueños.
Un beso.

Galeón: Al menos ya sé que irás vestido de blanco. Ya sabes lo que me gustaría estar en primera fila en ese jardín tan entrañable como el franciscano ese. Pero como ya te dije, estaré susurrándote al oído: ¡Otra y otra y otra más!
Disfruta.
Un beso con mucha nostalgia por perderme tu concierto.